Posted On 2 febrero, 2020 By In Editorial, Portada With 649 Views

Febrero, 2020.

image_pdfimage_print


En México, durante febrero, le han sucedido varias tragedias a nuestro pueblo. Una de ellas, no la única, es la de los mineros asesinados por la empresa Grupo Industrial Minera México. Este 19 de febrero del 2019, se cumplen 14 años de la explosión de la mina de carbón Pasta de Conchos, en la región Nueva Rosita de Coahuila, México.

La Casa de Todas y Todos reitera su solidaridad con las familias de los  63  mineros que laboraban ese día en el turno de las 22:00 a las 06:00 y que quedaron atrapados en la explosión.

Han pasado ya 14 años de lucha no sólo contra el Grupo México, dirigido por Germán Larrea Mota Velasco, sino contra todos quienes se han hecho cómplices de lo que podría tipificarse como negligencia colectiva y delincuencia organizada de empresarios, gobiernos locales, estatales y federales que han actuado a beneficio de la empresa a lo largo de 2 sexenios, con el contubernio de los respectivos partidos políticos de diferentes colores que lo solaparon,  además de abogados y jueces de toda calaña que sólo han dado largas a la petición de las viudas.

El gobierno da señales de procurar el rescate de lo que queda a 14 años, de los restos de 63 mineros; sus familias los buscan con la esperanza de darles una digna sepultura. Sin embargo, las condiciones de explotación en la que murieron, sigue siendo la misma que en la actualidad los hijos o nietos de esos mineros viven día tras día. La empresa minera Grupo México, culpable de ésta y otras tantas negligencias criminales, sigue funcionando y obteniendo sus ganancias y simplemente reemplazó a 63 trabajadores, quedando los responsables en total impunidad.

Es un deber continuar las exigencias por las mínimas condiciones laborales para los trabajadores  y lo más importante…. señalar, que existen culpables, Germán Larrea y Grupo México, no deben quedar impunes. Él y sus empresas –mediante contratación directa o por medio del “outsourcing”- no pueden ni deben  quedar libres de culpa.

Por esa razón, en diferentes partes del país se encuentra la Exhibición fotográfica: “XIV Aniversario de la explosión de la Mina 8, de Pasta de Conchos”.

En Monterrey, N.L., la Casa de Todas y Todos se suma a éste esfuerzo de memoria y dignidad para presentarla en:

  • Casa Colectiva: Mariano Escobedo #732 Nte, Col. Centro, Monterrey, NL | 8 de febrero a las 16:00 hrs.  
  • Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales: Praga y Trieste s/n Col. Residencial Las Torres, Monterrey. Sala de videoconferencias de posgrado | 12 de febrero a las 10:00 hrs.

Además invitamos a quienes puedan asistir, al acompañamiento solidario a la puerta de la entrada de la mina, el día 19 de febrero como cada año se hace.

¡Exijamos el castigo a los responsables de éste homicidio industrial! ¡Castigo a los perpetuadores de la explotación laboral cometido por la Cía. Industrial Minera México!

¡Alto a las políticas de exterminio! ¡Alto al genocidio de los trabajadores mineros!

EFEMÉRIDES

Este febrero, año bisiesto, recordamos al compañero Romeo (Atanasio) -que cumplía años rigurosamente cada 4 años por haber nacido en día 29-. En 1974, acompañado por el padre de la compañera Dení Prieto Stock (María Luisa), Carlos Prieto Argüelles, (Xavier), iniciaron la búsqueda de los 7 compañeros desaparecidos, yendo a buscarlos a la Laguna, a la Selva, a hospitales, Semefo, a diferentes instituciones policiacas, preguntando a las diferentes aurotidades y finalmente entregaron sus nombres y fotografías al Comité de Presos, Perseguidos y Desaparecidos Políticos, (Comité Eureka)  y desde ese año han sido buscados por esa digna organización.

Romeo, quien muere un febrero de 1993, a la muerte de su compañera de vida (la compañera Rosita), expresa la decisión de que su casa sea utilizada por nuestra organización para las actividades políticas que se hagan necesarias, como un espacio de libre expresión y organización, hoy Casa de Todas y Todos (antes Casa del Dr. Margil),  una más de sus inumerables colaboraciones para el crecimiento de nuestra organización revolucionaria.

Febrero, es también un mes en el que se presentaron diversos acontecimientos, que al sucederse, forjan y dan templanza a nuestra organización: 46 años hace ya, que en un febrero de 1974, nuestra organización sufre la pérdida de sus primeros compañeros. Hace 45 años, en un febrero de 1975, mueren en cumplimiento de su deber los compañeros Aurora y Gonzalo, en Cárdenas, Tabasco. Hace 43 años, febrero de 1977, muere el compañero Alfredo, en las montañas del Sureste Mexicano por falta de atención médica.

Otro episodio, hace 25 años, en un febrero de 1995: nuestra organización vivió difíciles periodos de persecución tanto en Chiapas como en diferentes partes de México, pues un traidor, Salvador Morales Garibay, alias “Daniel”, roba dinero destinado a la atención médica de los compañeros y  vende  al gobierno la información de las casas que las FLN tenían en todo el país, nombres y apellidos de muchos compañeros militantes, responsables, colaboradores, etc., también nombres de poblaciones, lugares, buzones, campamentos, etc.

Pero ante cada una de esas situaciones, no se detuvo el andar del sujeto colectivo Fuerzas de Liberación Nacional, al contrario, aumenta la convicción para levantarse en cada momento y continuar con el trabajo.

Viene a tono, lo señalado por Nikolai Alexéiev Ostrovski  en su libro “Así se templó el acero”:

 “Lo más preciado que posee una persona es la vida. Se la otorga una sola vez, y hay que vivirla de forma que no se sienta un dolor torturante por los años pasados en vano, para que no queme la vergüenza por el ayer vil y mezquino, y para que al morir se pueda exclamar ¡toda la vida y todas las fuerzas han sido entregadas a lo más hermoso del mundo, a la lucha por la liberación de la humanidad! Y hay que apresurarse a vivir. Pues una enfermedad estúpida o cualquier casualidad trágica puede cortar el hilo de la existencia”.

Eso nos enseñan la vida y la muerte de nuestras compañeras y compañeros en el transcurso de 50 años, así como la seguridad de que sus pasos, indudablemente, marcan un camino en donde todavía, sin lugar a duda,  falta seguir sumando esfuerzos encaminados a Vivir por la Patria o Morir por la Libertad.

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos

image_pdfimage_print

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.