Posted On 9 marzo, 2015 By In Memoria With 1344 Views

Hacia una organización de compañeros y militantes de nuevo tipo

image_pdfimage_print

Por la Co. Lucha

(Fragmentos de Artículo para NEPANTLA, publicado en 1982.)

 

“……Por ello no es de revolucionarios el utilizar la negación como método,
es decir, nosotros no utilizamos el NO TIRE, NO HAGA, NO SE PERMITE, etc.
Sí en cambio, debemos fomentar el análisis paciente de las situaciones,
poner como trabajo el resolver la conveniencia o inconveniencia de
determinadas órdenes, preguntar sobre cualquier duda que se tenga sobre
ellas. Así se evitará el automatismo y aunque la responsabilidad sea de
quien las da, el mejor cumplimiento de las mismas corresponde a ambos.
Racionalizar al dar una orden y racionalizar al cumplirla es lo que nos
fortalece. Recuérdese que éstas siempre se dan porque hubo un proceso de
raciocinio previo y a ese mismo deben llegar nuestros compañeros, el pensar
nuestros trabajos siempre nos fortalece.

ACTITUD ANTE EL TRABAJO
Debemos realizarlo con entusiasmo y esmero, ser creativos planificarlo
en tiempo y medios, sujetándonos a la realidad objetiva, coordinándolo al
resto de los planes que se tengan en el lugar en donde los realizamos y si
fuera posible el resto de los planes de la organización.
ACTITUD ANTE EL COMPAÑERISMO
Manifestar respeto, paciencia modestia y fraternidad hacia nuestros
compañeros de lucha y una mente abierta a la crítica cuando se nos haga y
objetividad al hacerla. No confundir al enemigo, éste existe y nos busca
para destruirnos. Los compañeros que nos rodean son quienes están
dispuestos a luchar contra él; debemos buscar todo lo que nos una en
fraternal y revolucionaria comunicación. La autocrítica de los errores
cometidos sin que nadie nos presione es una de las actitudes más valiosas
que deben fomentarse con el ejemplo, para formar así al hombre nuevo de que
hablaba el Ché de América.

ACTITUD ANTE EL ESTUDIO
El estudio es un arma indispensable del revolucionario por medio de él
conocemos nuestra realidad interna, nuestra realidad nacional y la realidad
internacional, el estudio como práctica para no repetir errores nos es
fundamental. Aquí lo que está en juego es la vida del revolucionario y el
futuro del proceso en su conjunto: “sin teoría revolucionaria no puede
haber práctica revolucionaria”, decía Lenin y para nosotros la teoría se
inicia con el estudio. Estudiar planificadamente textos marxistas,
históricos, militares; analizar nuestra realidad a su luz y el surgimiento
de la teoría revolucionaria es todo uno. Recordemos siempre que ésta es una
guerra del pueblo y a nuestro pueblo, por conveniencia de sus explotadores
lo mantienen sumergido en la ignorancia. Con nuestros compañeros que no han
tenido acceso a la educación debemos ser más compañeros, más pacientes,
poner a su alcance nuestros mejores recursos para que pronto estén
preparados para dirigir a sus pueblos , sus sindicatos, sus colonias, sus
fábricas, su estudio, su país, su revolución.
ACTITUD ANTE LOS PRINCIPIOS
Ser revolucionario es mantener una conducta moral, el respeto a
nuestro pueblo es un principio que no podemos olvidar, el utilizar la
verdad como principio político debe regir cada uno de nuestros actos, no
cejar en nuestra lucha hasta ver instalada en nuestra patria una sociedad
socialista dando la vida para conseguirlo, recordando siempre a nuestros
compañeros caídos, es otro principio, el considerar al proletariado del
mundo como hermano de lucha acudiendo en su auxilio es también un principio
que debemos practicar. Olvidarnos de cualquier principio es dejar de
cumplir con nuestro deber…. ”

image_pdfimage_print

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.