Posted On 10 marzo, 2015 By In Editorial With 969 Views

Decimos: ¡Presente, Cra. Murcia!

image_pdfimage_print

En diciembre, nos toca recordar a otra compañera que estuvo presente una noche de 6 de agosto de 1969 en Monterrey durante la fundación de las F.L.N.

Ella, durante aquella histórica noche, representó a todas las mujeres de México. Sobre ella sólo se han escrito generalidades. Por ejemplo: dónde nació, qué estudió y algunos datos, muchas veces inexactos acerca de la vida que llevó antes a su incorporación como militante profesional de los trabajos de las FLN.

Hoy que en México domina el concepto de privar a los pueblos de su historia, los jóvenes historiadores no son capaces de hilar unos hechos históricos con otros. Sólo se limitan a mencionar textos de otros ideólogos que, muchas veces, están interesados en beneficiar al sistema.  Otras veces acuden a los archivos policiales para recabar información. Siempre interesados en tergiversar la historia, recurren a desertores y gente que no conoció a nuestros fundadores y por lo tanto no tienen calidad moral para hablar de ellos.

Por eso existe esta Casa de Todas y Todos. Siempre amenazada y tratada de ser borrada, no sólo históricamente sino también de su ubicación como sitio de resistencia del pueblo trabajador. ¡No lo permitiremos! Nuestros compañeros desaparecidos y muertos, gracias a su ejemplo, nos ayudarán a lograrlo.

La compañera “Lichita”, como le llamábamos desde que éramos muy jóvenes en la década de los 50’s, recibió una fuerte educación política en su hogar; en particular en el estudio del Marxismo sobre el método de educación científica que trata todos los temas de la formación histórica de las sociedades hasta nuestros días. Sus historias, economías, culturas, idiosincrasia y sobre todo la necesidad histórica de cambiar cualquier injusticia o vejación que se produzca en cualquier lugar del mundo fueron los principios de ella y de todos los que acompañaron en este viaje, unidos siempre por la liberación nacional, fue la que ella vivió en las FLN.

Adoptó el nombre de “Murcia” y por méritos propios escaló responsabilidades de simples a complejas. Primero como militante urbana y después como una profesional de tiempo completo en diversas redes urbanas hasta llegar al Núcleo Guerrillero Emiliano Zapata que recién se formaba en la selva. Entenderla sólo por estar encargada del trabajo femenino y no por sus méritos políticos es una canallada y falta de ética histórica.

Murcia enfrentó junto a sus compañeros el deber de desalojar efectivamente a un grupo de agentes de la CIA que ocupaban la Selva de Chiapas como campo de entrenamiento en el año de 1974. Tenemos las pruebas y evidencias históricas que así lo constatan, y por ese motivo lo señalamos. De hoy en adelante no permitiremos que se mienta en nuestra historia.

El patio de la Casa de Todas y Todos lleva el nombre de nuestra compañera Murcia. Ese espacio también fue vandalizado por el mal gobierno, por lo tanto será de los primeros en reconstruirse.

 

Con orgullo, y respeto ahora y siempre,

Decimos: ¡Presente, Cra. Murcia!

 

5 de diciembre de 2013

image_pdfimage_print

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.