Octubre, la memoria para la libertad

Muchos son los días que convocan a recordar, pero también a caminar en la lucha por la libertad. ¡No se olvida! y ¡no están solos! son dos de los ejes articuladores que históricamente los movimientos retoman para encontrarse, para hermanar sus procesos.

Si el dos de octubre es una memoria viva, es también un referente para luchar de manera digna, para recordar la historia de los pueblos, de sus resistencias en mil formas e historias, en los territorios del mundo, y ya que la memoria dignifica, es necesario también acompañarla de organización para buscar la paz, para buscar justicia, tierra y libertad.

Entre el contexto del país en 1968 y el contexto actual, existen semejanzas y diferencias que necesitamos considerar al organizar la lucha y resistencia popular. Un elemento común entre el Estado de entonces y el de hoy es su naturaleza represiva, antidemocrática y antipopular. Así que las consignas de ¡No se olvida! y ¡no están solos!, se repiten antes como ahora pues los jóvenes y estudiantes luchan también con el recuerdo de sus compañeros, salen a las calles por justicia, caminan hasta encontrarse, caminan para no olvidar y para hermanarse: De Tlatelolco a Ayotzinapa. ¡Justicia!

De la misma manera, diferentes sectores sociales resisten la embestida criminal del Estado y suman sus esfuerzos para encontrarse, para escuchar sus reclamos y demandas, para buscar acuerdos comunes que ayuden a articular la lucha nacional por un nuevo proyecto de Nación incluyente, libre y democrática que recoja las aspiraciones justas de nuestro pueblo.

De eso trata Nuestra Propuesta: de ayudar a encontrarse, de caminar hacia el mismo propósito aunque cada quien siga caminos y formas diferentes. Creemos que la unidad se basa en el respeto a la diversidad de luchas que coincidan en acuerdos comunes para trabajar organizados en la liberación definitiva de nuestro país, secuestrado hoy por un Estado títere manejado por intereses imperialistas.

Nuestra responsabilidad es gigantesca. Pero nos guían los pasos de nuestros hermanos caídos, las luchas históricas de nuestro pueblo y miles de personas que han decidido caminar sin esperar cambios desde arriba, que han decidido construir su propio camino en un proceso colectivo de liberación nacional.

Grupo Editorial de la Casa de todas y todos.




Efemérides
Octubre, “no se olvida”….

“Las labores pequeñas (recoger un donativo, enviar una carta, dar un informe, comprar hilo común, etc.) son los pasos que hacen correr a las FLN, son indispensables, forman la disciplina y sin ellas las acciones más riesgosas son imposibles de realizar.”

Compañero Pedro

Marzo, 1970


Tres son los compañeros que recordamos en éste mes: Coco, Manuel y Pedrín, nacidos en octubre.

“Coco”

Así eligió ella llamarse cuando fue reclutada como militante urbana en 1969, como todos nosotros su formación política se inició realizando los “pequeños trabajos”, pero fundamentales para las F.L.N. En 1971 pasa a la clandestinidad y en 1974, era la 2ª responsable nacional y dirigía las actividades que nos permitieron evitar la destrucción total de nuestra organización.

Hoy, incluimos lo que se escribió sobre ella en 1976.

COMUNICADO CONFIDENCIAL A TODOS LOS MILITANTES DE LAS

FUERZAS DE LIBERACION NACIONAL

Recuerdo de la compañera Julieta Glokner Rossainz, Aurora.

La educación que le brindó su padre, permitió que desde su adolescencia, Aurora tuviese ya conciencia de los problemas sociales. Participó durante su vida civil en numerosos grupos políticos buscando siempre solución a los sufrimientos de su pueblo.

Así, participó en el Frente Electoral del Pueblo, y cuando procuraba, convencida ya de las incapacidades e impotencias de esos métodos, que el Partido Comunista Mexicano cambiase sus lineamientos, fue expulsada de las filas de la Juventud de ese organismo.

Visitó la República de Cuba en los primeros años del triunfo de la Revolución. Buscó afanosamente, sin lograr, pese a sus desvelos, conseguirlo, los contactos que le permitiesen participar en la lucha que el pueblo guatemalteco sostiene contra la dictadura, lucha que Aurora sintió también como propia y que motivaba en ella el deber internacionalista que, firmemente arraigado, poseía. Por ello, cuando nuestras FLN la contactaron, su militancia urbana fue ejemplar, a grado tal de que, histórica excepción, fue la única compañera urbana que conocía y visitaba nuestra casa de seguridad, como fue también la única en esa época que mereció, siendo militante urbana, la entrega de un arma para su defensa, distinción que le otorgara nuestra Dirección por sus sobresalientes méritos e íntegra disciplina.

En alguna vez realizó una comisión durante quince o veinte días en la sierra chiapaneca: su voluntad moral y convicción revolucionaria se vieron acrecentadas y sólidamente reforzadas al enfrentarse a las condiciones hostiles del medio, enteramente nuevo para ella, pero que solamente arraigó más determinación a sus actos, más esfuerzo en sus tareas, más confianza en la victoria final de su pueblo.

En julio de 1971, por razones de seguridad debe integrarse, y lo hace, a las filas profesionales de las FLN. Para ello, por las condiciones que nuestro método revolucionario nos impone, hubo de separarse de lo más querido entre lo querido: su pequeño hijo, Carlitos, quien tenía entonces cuatro o cinco años de edad. Lo hizo con la convicción profunda de la necesidad del método, con la certeza absoluta de la histórica victoria de nuestros pueblos. Alguna vez, cuando evocaba cariñosa el recuerdo de su hijito, al observar a unos pequeños boleritos que hambrientos le pedían algo de comer, profundamente conmovida, sentenció: “mi hijo al menos, tiene qué comer; éstos son ahora también, mis hijos”.

Algunos meses bastaron como profesional para pulir sus criterios. Entonces es designada responsable de la red urbana en el Distrito Federal. Ahí tuvo oportunidad Aurora, entonces conocida como Paz, de mostrar sus cualidades como organizador, la claridad de sus ideas políticas, la metodología en la corrección de las fallas propias y de sus subordinados; por sus empeños, la red urbana aumentó sus efectivos y algunos de sus integrantes se convirtieron en profesionales de nuestra organización.

Se aplicó al estudio de la medicina y sus avances teóricos unidos a su meticulosa observación, le valieron para considerarla como el mejor “ojo clínico” de entre nuestros compañeros no profesionales del ramo médico.

Como Salvador, basaba su superación personal en el trabajo y en la autocrítica: ambos factores influyeron decisivamente en Aurora y por consecuencia en los compañeros que personalmente la trataron.

Sabía mandar, porque supo antes aprender a obedecer.

Debemos reconocer su entrega total a la causa de la revolución: su claridad en acción y su creatividad, contribuyeron a acelerar en numerosas ocasiones la marcha de nuestra organización.

Jamás sombra alguna de cobardía empañó su solidaridad combativa: su vida importaba poco cuando la de sus compañeros corría riesgo.

Un día antes de su muerte, enfrentó decidida junto a dos de sus compañeros, el ataque de policías judiciales que en Villahermosa intentaron detenerlos, acción de la que resultó con escoriaciones leves producidas al romperse, por los impactos de las balas, el parabrisas del auto en que viajaban. Siempre presta, y lo demostró en esa ocasión, a velar porque los conocimientos de la organización que poseía no cayeran en poder del gobierno opresor, supo enfrentar con decisión, entrega y convicción marxista los momentos apremiantes que vivió.

Cuando ocurre su muerte, en el Sureste de México, los soldados que amedrentados clamaban su rendición y la del compañero Gonzalo que la acompañaba, sólo escucharon su voz firme y serena: “si pueden, vengan por nosotros”, voz rubricada por el tableteo de su pistola automática.

La confianza en su causa y la conciencia de su superioridad, forjaron su decisión de que quien intentase detenerla, conseguiría sólo su cuerpo, anegado en sangre, si no sucumbía antes, al pretenderlo.

“Muertes, martirio, sombra, hielo,

cubren de pronto la semilla y parece

enterrado el pueblo. Pero no me siento

solo en la noche.

Soy pueblo, pueblo innumerable.

Tengo en mi voz la fuerza

para atravesar el silencio.

Desde la muerte renacemos”

Las fuerzas del gobierno opresor, desconocen el talento que con su acción apagaron.

Hoy, primero de octubre, XXIX aniversario de su nacimiento, evocamos su recuerdo junto a nuestra certera consigna:

VIVIR POR LA PATRIA O MORIR POR LA LIBERTAD

Fuerzas de Liberación Nacional

1 de octubre de 1976

Para ellos el respeto a su memoria y nuestro siempre….

Vivir por la Patria o Morir por la Libertad.

Grupo Editorial de la Casa de todas y todos.




Nada es Gratuito en la Historia:
A 50 años del Asalto al Cuartel de Madera

“La lucha en que estamos empeñados, a la cual hemos consagrado todos nuestros esfuerzos
por destruir el actual orden de cosas y edificar una nueva sociedad en la que no haya
explotación ni injusticia, en la que no haya miseria, ignorancia ni insalubridad,
requiere grandes sacrificios”
Arturo Gámiz

Ciudad Madera, Chihuahua es un pueblo pequeño pero muy importante para nuestra historia. El 23 de septiembre de 1965 (hace 50 años), un grupo de guerrilleros intentó tomar por asalto el cuartel del ejército que apoyaba desde ahí al gobierno para reprimir y apoyar a los latifundistas en el saqueo de las recursos naturales de la Sierra Tarahumara. De los trece combatientes que participaron en el asalto, ocho perdieron la vida, la mayoría rematados a mansalva después de ser heridos y hechos prisioneros.

Entre las demandas enarboladas por los guerrilleros estaban el reparto de tierras, el alto a la devastación ecológica de la empresa “Bosques de Chihuahua” y detener la represión de militares, caciques y guardias blancas contra las comunidades de la sierra. Pero más allá de éstas demandas, los combatientes dirigidos por el profesor Arturo Gámiz se planteaban un cambio radical de la sociedad, un cambio revolucionario y antiimperialista, donde se pudieran eliminar las injusticias, la explotación y las desigualdades sociales. Para nuestro pueblo, el asalto frustrado al cuartel de Madera representó el llamado a terminar con el sistema imperialista en México, que como ya lo hemos dicho antes, tomará generaciones lograrlo.

Existen dos obras básicas sobre esa historia para comprender lo ocurrido; la primera, el libro “Madera” del profesor José Santos Valdés, quien hizo la primer reseña histórica del hecho y otra, la de nuestro compañero “Mario”, también maestro, también guerrillero, que viviendo en Chihuahua recogió la información necesaria para escribir como un deber más, el artículo aparecido en nuestra publicación “Lucha Ideológica”, que denominó: “Nada es Gratuito en la Historia”.

En un artículo titulado “La Participación de los Estudiantes en el Movimiento Revolucionario”, Arturo Gámiz llama al estudiantado a “no alimentar ya ninguna ilusión en la burguesía porque es la fuente de muchos descalabros”. Y agrega: “No esperen sufrir todos en carne propia lo que ya saben que la burguesía es muy capaz de hacer, (deben) prever todo en cada acción, tomar las medidas de prevención más acertadas y pasar a la ofensiva”.

Con el afán de rescatar las ideas del profesor Arturo Gámiz en el contexto social del país en aquel entonces, transcribimos parte del artículo mencionado líneas arriba:

“La lucha en que estamos empeñados, a la cual hemos consagrado todos nuestros esfuerzos por destruir el actual orden de cosas y edificar una nueva sociedad en la que no haya explotación ni injusticia, en la que no haya miseria, ignorancia ni insalubridad, requiere grandes sacrificios. Las represalias por cada acción son inevitables porque la burguesía jamás entregará el poder por las buenas…”

“Tomar prevenciones, calcular bien las fuerzas propias y las del enemigo, no caer en el aventurerismo pero tampoco asustarse, abandonar el puesto y correr. Esto es lo que se debe hacer, por encima de nuestra beca, de nuestro trabajo y aun de nuestra familia, están los intereses sagrados del proletariado”.

La Casa de Todas y Todos considera que el espíritu de lucha, sacrificio y disposición de dar la vida por construir una sociedad donde no exista la injusticia, desigualdad y la pobreza, es el ejemplo que nos deja la gesta histórica de los combatientes al mando de Arturo Gámiz. Creemos que lo justo de las luchas no se mide por su éxito, sino por las ideas enarboladas y por su propósito.

La Casa de todas y todos, siguiendo la tradición del trabajo colectivo, del estudio, rescate de la historia y búsqueda de caminos para transformar a fondo las condiciones de vida de nuestro pueblo que sufre, rinde un homenaje a los combatientes caídos en el asalto y destaca su entrega a la causa revolucionaria, con el apotegma del General Insurgente Vicente Guerrero: “Vivir por la Patria o Morir por la Libertad”.

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos.




¡¡¡ REGALO DE ANIVERSARIO !!!

Este 6 de agosto, Aniversario 46 de las Fuerzas de Liberación Nacional de México, ponemos a su disposición el

Cuaderno de Trabajo: Dignificar la Historia I.

Como en el cuaderno se expresa, no fue escrito con fines de lucro, quienes integramos el equipo de compañeros con el deber moral de preservar la memoria digna de nuestro pueblo, no descansamos ni cejamos en buscar justicia. No cobramos por ello, nunca lo hemos hecho. No somos historiadores, ni una empresa editorial. Somos gente consciente de que éste trabajo debe hacerse y lo hacemos.

Si usted se siente identificado con nuestras actividades y piensa que es importante ayudar a la reconstrucción de la Casa de todas y todos, hemos impreso una edición especial con pastas duras que puede solicitar y por solidaridad, aportar una cuota de ayuda.

Si no es el caso, pero le interesa la historia patria, solicite la edición normal con el mismo contenido pero sin costos de impresión caros. Y si usted no puede costear este precio, solicite la obra simplemente y se la obsequiaremos.

Entendemos la crisis del sistema y estamos seguros que la obra estará en buenas manos.

¡Conocer la verdad de la historia patria, nos hará libres!

¡Vivir por la Patria o Morir por la Libertad!

Grupo editorial de la Casa de todas y todos

Informes sobre el libro: casadetodasytodosdf@gmail.com




Natalicio del Compañero Salvador

“…recordamos su esmero en que los trabajos de los compañeros se realizaran además de en forma provechosa, con criterio revolucionario, atendiendo incluso más a la forma en que se hacían que a los resultados que de él se obtuvieran …”




Fray Servando Teresa de Mier. Semblanza

Semblanza sobre Fray Servando Teresa de Mier en las Jornadas por el Rescate de la Memoria Histórica, en el marco de la Reinauguración de La Casa de Todas y Todos. Apodaca, Nuevo León. Agosto 2014




El valor de la Memoria Histórica

Participación de Neil Harvey en las Jornadas por el Rescate de la Memoria Histórica, en el marco de la Reinauguración de La Casa de Todas y Todos. Apodaca, Nuevo León. Agosto 2014




Qué es la Memoria Histórica

Participación de Carlos Sánchez en las Jornadas por el Rescate de la Memoria Histórica, en el marco de la Reinauguración de La Casa de Todas y Todos. Apodaca, Nuevo León. Agosto 2014




Reinauguración de La Casa de Todas y Todos, agosto 2014

Participación Felipe Echenique, “Jornadas por el Rescate de La Memoria Histórica”




Nos reúne la historia

El pasado 15 de julio a la par de que se llevaba a cabo en el Museo Casa
de la Memoria Indómita, en la Ciudad de México, la presentación de los
cuadernos de trabajo del profesor Neil Harvey, titulados “Las Fuerzas de
Liberación Nacional y la Guerra Fría en México”, en el municipio de
Apodaca, Nuevo León, municipalidad en donde se encuentra la sede de la
Casa de Todas y Todos, simultáneamente se transmitía dicha conferencia
historiográfica en el Salón de Actos Fray Servando-Xavier Mina, evento al
que acudieron personas de distintos puntos de la zona metropolitana y poco
más allá, algunos que por primera vez conocían el histórico inmueble, y
algunos otros que de manera solidaria han apoyado en las distintas
actividades de esta Casa, pero que en suma todos fueron convocados por la
historia.

Al finalizar la transmisión se contó con un pequeño refrigerio, como va
haciéndose costumbre en este espacio que por su jardín invita a la
estancia y a la charla; de igual forma se pudo apreciar la puesta de una
colección de litografías con los rostros de los 43 normalistas
desaparecidos de la Normal Raúl Isidro Burgos, proporcionadas por el
colectivo “Académicos Monterrey Justicia por Ayotzinapa” que junto con
algunos otros retratos de familiares desaparecidos de la organización
FUNDENL, hacían compañía a los rostros de nuestra Lista de Ocosingo.

IMG_3558

IMG_3559

IMG_3565

IMG_3569