MAYO, mes de historia digna, mes de lucha

Este mayo se cumplen 134
años  de que se iniciara la huelga de
1886 en Chicago,  por mejores condiciones
laborales, la participación organizada de miles de mujeres y hombres
trabajadores, su exigencia, la participación en las jornadas de lucha por la
consecución de la jornada laboral de 8 horas y la consecuente represión a los
sindicalistas anarquistas dio origen al asesinato de los Mártires de Chicago.
Ante el  capitalismo salvaje  que históricamente  le tiene sin cuidado el dolor de los pobres,
a sangre y fuego y enfrentando la represión, 
la organización de luchas de trabajadoras y trabajadores, organizados
política e ideológicamente generación tras generación se abrió paso.  Aprendió a resistir el capitalismo de esa
época,  y en esa constante lucha
alimentó  valores propios de los
trabajadores como el compañerismo, la solidaridad,  conciencia de clase, espíritu de sacrificio,
etc. y llevó a heredarnos lo que hoy conocemos como Día
Internacional de los Trabajadores,
que no Día del Trabajo.

Fotografías compuestas de niños trabajadores, entre 1908 y 1911, por Lewis Hine. Cada retrato es la suma de diversas exposiciones a varias niñas y niños, sometidos a labores intensas en el sector algodonero de los Estados Unidos.

Ya en este año 2020, en
mayo… ¿Cómo se encuentra la clase trabajadora?  
Como nunca!!!….., encerrada en sus casas, algunos todavía con trabajo,
aunque  la gran mayoría de trabajadores
de manera silenciosa ya no lo tienen y ni cómo reclamar,  si hay cientos de patrones que ni siquiera
los tiene registrados como tales. La ley que originalmente estaba plasmada en
el artículo 123 ha sido modificada “N” número de veces a conveniencia de
presidentes, diputados, senadores, de “N” partidos políticos que también “N”
veces han cambiado de nombre, queriendo parecer diferentes,  pero que sus “reformas estructurales”,
benefician a unos cuantos, y de manera totalmente inequitativa se apropian del
producto del trabajo de los que somos mayoría: 
la clase trabajadora.

Indudablemente la realidad
nos lleva a no perder de vista, ese renglón que aunque traten de ocultarlo, de
disfrazarlo, de aparentar que somos iguales, la terca realidad saca a flote la
tantas veces escuchada, temida, vilipendiada por unos, aprovechada por otros,
la lucha de clases que históricamente ha existido.

Prueba de la desigualdad,
un botón de muestra:  https://www.forbes.com.mx/millonarios-mexico-2020/

“La fortuna de
las cinco familias más acaudaladas del país equivale a 25 por ciento –la cuarta
parte– de los ingresos de todo un año de las casi 35 millones de familias
mexicanas. Lo anterior, aunque son conceptos distintos, coinciden
especialistas, refleja la enorme desigualdad que hay en México”.

https://www.jornada.com.mx/2020/04/16/economia/018n2eco

Lewis Hine viajó a través de los Estados Unidos a inicios del siglo XX, como parte del National Child Labor Comitee (NCLC, en español: Comité Nacional de Trabajo Infantil), documentando el trabajo infantil en fábricas, talleres textiles, minas de carbón y empacadoras.

¿Quienes son esos 5?

Según datos de la revista Forbes México, la riqueza de las familias de Carlos Slim, Ricardo
Salinas Pliego, Germán Larrea, Alberto Baillères y María Asunción
Aramburuzabala asciende a un billón 736 mil millones de pesos.

Ellos si no dejan de pensar y buscan cómo
consolidar su dominación  y sacar
ganancia de la crisis para continuar y acrecentar sí su fortuna y por ende
acrecentar la desigualdad aumentando la explotación, sin preocuparse por las
injusticias. No duermen, siguen organizándose y viendo cómo salir adelante
ellos con sus fortunas de la crisis económica que también “sufren” y se
lamentan. Esperan con ansia el cambiar “Quédate en casa” por el “Regresen a
trabajar”.

Estas imágenes compuestas no fueron publicadas durante la vida de Lewis Hine, aunque varios de los niños retratados para su realización, fueron retratados también -individualmente- para la denuncia pública del trabajo infantil por parte de la NCLC.

Indudable que los trabajadores, aún en
casa, tenemos que pensar cómo organizarnos 
para que no finiquiten al mundo (Nuestro Mundo), que continúen
destrozando la naturaleza, que no disminuyan los derechos de todos los humanos
sin importar del país que seamos, que terminen con los pocos espacios de
democracia que nos quedan. No podemos permitir que frenen la potente marcha de
las mujeres, -brujas, medio brujas y no brujas-, en el respeto a su persona y a
terminar de una vez por todas con los resquicios de fin al machismo que empieza
a despuntar en la cultura machista del mundo entero.

No podemos consultar a nuestros
antepasados que vivieron pandemias en sus generaciones para que nos digan cómo
“libraron” la situación… pero lo hicieron, aún con las carencias técnicas y
científicas de aquella época; pero si pudiéramos preguntarles sin duda nos
dirían que ahora tenemos avances científicos y tecnológicos que deben estar al
servicio de la humanidad y no del “dinero”, que la salud no es una mercancía,
que la ciencia y la tecnología debe también servir a todos los grupos
sociales y sobre todo, a los explotados que son quienes están más expuestos a
la infección. Todos los proletarios, las trabajadoras y los trabajadores del
mundo, haremos realidad aquellos lemas de por más de 150 años han coreado tales
como ¡por una sociedad sin clases!, y ¡por un mundo sin fronteras!, sólo ellos
podrán vencer cualquier pandemia.

El trabajo de Lewis Hine, que en más de una ocasión lo puso en peligro de muerte, permitió que la NCLC tuviese impactantes documentos gráficos que sumaron voces a favor de un cambio legal para prohibir el trabajo infantil en los Estados Unidos, con el Acta de trabajo infantil de 1916.

EFEMÉRIDES

En mayo, mes de historia digna, no
olvidamos a nuestro compañero Ismael, compañero-pilar que dio cimiento firme a
la consolidación de las Fuerzas de Liberación Nacional como organización
revolucionara, artífice  (junto a Mario y
Ruth) de nuestro órgano de comunicación interna “Nepantla” en 1979; redactor de
los Estatutos de 1980 y eslabón que dio continuidad a lo iniciado por nuestros
compañeros fundadores en el trabajo con los compañeros indígenas que hicieron
nacer al Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Mayo nos repite como lección, sin aprobar
todavía, que no debemos dejar de continuar con la  organización y resistencia, tal como nos
enseñaron los pobladores de San Salvador Atenco en aquel Mayo en que los
gobiernos en turno, al servicio de intereses trasnacionales, intentaron socavar
su lucha; otra lección pendiente de aprobar todavía, es la tenacidad y
perseverancia de la lucha de las viudas de Sartaguda en Navarra, siempre
presente como ejemplo en la lucha por los desaparecidos.

¡Vivan los trabajadores del mundo!

¡Vivir por la Patria! o ¡Morir por la libertad!

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos.




Abril, 2020:

“Sólo quien ama con pasión a su pueblo,  puede odiar con la misma intensidad a quien le oprime: el imperialismo”.

Abril del 2020 es uno diferente a otros, tanto en México, nuestro país, como en el mundo entero. Vivimos el forzoso cambio de nuestra cotidianidad, nos vemos obligadas y obligados en adaptar formas de convivencia que no son las nuestras: vemos calles vacías, medios de transporte tan desabastecidos como los almacenes de abarrotes y víveres, histeria dentro de los hospitales; estamos limitadas de abrazar o dar la mano a nuestras amigas y conocidas; debemos abstenernos de nuestras reuniones para platicar o para celebrar cualquier acontecimiento pretexto para convivir, quienes pueden pagarlo, salen con cubrebocas y antibacteriales. Nos preguntamos: ¿La ficción rebasa a la realidad o la realidad rebasa la ficción?

Dentro de este
cuestionamiento, retomamos a Nestor Kohan, reflexionando sobre los contextos
inesperados: “¿Tendrán
por fin razón los preconizadores del “fin del trabajo” (Jeremy
Rifkin), el “agotamiento de la política” (Daniel Bell), el ocaso de
los “grandes relatos” (Jean-François Lyotard), el “fin de la
historia” (Francis Fukuyama), la opacidad de la
“forma-sindicato” (Toni Negri)? ¿Habremos llegado acaso al fin del
capitalismo senil?”.
Estás, son
preguntas, hacia las que aún no tenemos respuesta.

Sin
embargo, permanecemos nosotras y nosotros con perseverancia, como lo hemos
hecho por 50 años: resistiendo. Por eso, no dejaremos de escribir nuestras
efemérides para recordar a los compañeros y compañeras que nos dejaron
principios éticos y morales irrenunciables, ni de expresar la opinión de
compañeros que, aspirando a la colectividad, participan en el Grupo Editorial
con sus aportaciones.

En abril, conmemoramos el nacimiento de los compañeros Ricardo y Fidelino, quienes forman parte de la Lista de Ocosingo; además, del de la compañera Soledad, quien a los 24 años fue asesinada por el Ejército Federal en San Miguel Nepantla en 1974. Ella fue de las primeras compañeras en incorporarse como militantes profesionales a la organización madre Fuerzas de Liberación Nacional. Para recordarla, extraemos una semblanza del compañero Mario: “Porque para ella la revolución era sinónimo de amar. Sólo quien ama con pasión a su pueblo puede odiar con la misma intensidad a quien le oprime: el imperialismo. Amaba sobre todo a los niños, como si fueran propios…” [http://casadetodasytodos.org/editorial/abril-soledad-ricardo-y-fidelino/].

Abril es también el mes en que oficialmente se celebra el Día del Niño conmemorado en México cada 30 de abril desde el año 1924; instituido por la Organización de Naciones Unidas después de la Declaración de Ginebra en la se reconocieron por primera vez los derechos del niño (y las niñas, apuntamos); sin embargo, la aparición de la niñez en la Constitución se ha convertido en una celebración sin arraigo, ni repercusión, carente de historia.  Este día ha sido tomado por la mercadotecnia desmedida legitimándola como una celebración que se vuelve de consumo “obligatorio” a nivel nacional desde las escuelas, iglesias, instituciones e industrias que, oportunistas, se suman a las fechas registradas en el calendario publicitario para servir al mercado de la desigualdad, mercantilizando una etapa del desarrollo para reducirla al del consumo.

Ante
esto, nosotras mostramos otras preocupaciones sobre la infancia, la infancia
que crece hoy y que hereda las consecuencias de una sociedad de consumo que
conocemos bajo el imperio neoliberal, un mundo en el cual un 1% de la
población, integrada por dirigentes políticos, desde el Estado, la monarquía,
la iglesia, deciden el destino de la clase trabajadora, ejecutando políticas de
exterminio, dando prioridad a mantener la producción económica por encima de la
vida humana; lejos de la opulencia comercial que pueda significar, vemos los
niños y las niñas como humanos en desarrollo, conscientes de su entorno. Para
ello nos apoyamos en J.R. Ubieto con lo siguiente:

“La infancia no es un momento
cronológico, sino un tiempo lógico tal como mostró el psicoanalista Jacques
Lacan (1971). La infancia es un primer tiempo para mirar, un tiempo abierto a
lo inacabado, a lo que está por venir y por construir. Un tiempo también para
fracasar y aprender de los tropiezos. Un tiempo para las sorpresas y la
curiosidad. El saber que allí se explora, incluido por supuesto el saber sobre
el sexo, tiempo habrá de ponerlo a prueba más tarde, en el «despertar de la
primavera». Es un momento lógico necesario, decía también Freud (1981), para
formar aquellos síntomas y defensas, como el pudor, la vergüenza, los ideales,
con los que hacer frente a ese real que constituye lo más íntimo y propio de
cada uno. Es el tiempo en el que la sexualidad y la muerte se viven pero
necesitan ciertos velos antes de abordarlas directamente. Por eso no se puede
eliminar ese tiempo de latencia, en el que cada uno y cada una vamos
construyendo lo que será después nuestro modo singular de estar en el mundo.”
(2018; p.65).

Si las sociedades
capitalistas, bajo la cortina parental de la protección y de la vigilancia, son
el ejemplo tangible de la destrucción de los sistemas de protección social y
las garantías individuales, les ofrecemos nuestra nula confianza. Creemos que
han convertido las luchas de los derechos sociales ─como derechos laborales
para los y las obreras del mundo, la reducción de horas laborales y la
eliminación del trabajo infantil- en exigencias mancilladas por las políticas
neoliberales dentro del capitalismo mundial.

La visibilidad de
las infancias frente a un mundo desigual tuvo 
presencia desde el S. XVIII a partir de las sociedad industriales en las
que niñas y niños fueron sometidos y controlados -como en muchas partes lo siguen
siendo- para la satisfacción del capital ya sea desde el manejo de máquinas,
limpieza, servidumbre, entre otras. Y como bien dice Coriat (2008), estas
imposiciones forman parte de “las
primeras políticas burguesas sistemáticas de administración de la fuerza de
trabajo”
. Así se legitimó la desigualdad de la niñez quienes, junto a la
figura de la madre, forman el núcleo invisible del sistema, pasando como
figuras desapercibidas cultural y socialmente por medio del control, el
sometimiento y la desmedida explotación.

La imposición
dominante de la explotación y el utilitarismo al que se exponen las infancias
en realidades inhumanas de inequidad e injusticia social, han seguido el patrón
de convertir cuanto sea posible en mercancía, como el amor, el juego, la
recreación y especialmente lo que nos interesa en esta editorial, la
reproducción social; ya que consideramos que desde el nacimiento mujeres y
hombres, son convertidos en dóciles y homogéneos reproductores de la dominación
capitalista y patriarcal.

Para el sistema de
producción capitalista, toda etapa es importante para ideologizar a la
población y asignar la división sexual de los trabajos, de ello es evidencia la
distribución de las tareas de la vida cotidiana en roles, basta con pararse en
una tienda de juguetes para analizar el destino que desean para la infancia:
las niñas son el blanco de los productos que normalizan la idea de la
maternidad como único destino para las mujeres, así como las labores de cuidado
y crianza gratuita que esto conlleva, y los niños, en cambio, son educados para
la guerra y la competitividad. Los videojuegos, por ejemplo, normalizan la
concepción de que el ejército (estadounidense, generalmente) no solo es el
“bueno” sino que es con quien hay que organizarse para combatir. Bajo la mirada
imperialista, es desde la infancia que se edifica al soldado.

Dentro de la
modernidad se intenta que domine un aprendizaje normalizado y sistematizado
para los intereses de grupos de élite, políticos y económicos: aunado a la otra realidad reducida para las
infancias como la sobreprotección y la normalización de comportamientos y
modelos de hogar o familia que difícilmente pueden ser adoptados por las clases
obreras y trabajadora de servicios.

El reclamo de las y los que soñamos con las infancias no controladas es que erradiquemos la idea de un único plan para las niñas y los niños, y que formemos, a través del acompañamiento para la subsistencia en la vida, se incluya el vínculo de la palabra y la conversación. Fomentamos así, un acompañamiento diferente que nos haga responsables a todas las personas de una crianza colectiva, con el objetivo de que, al salir de la infancia y hacerse mayores, sean personas responsables, sin la tentación del parasitismo (dependencia objetos), la inhibición (saber, trabajo) o la violencia (auto/hétero).

El infante es,
cuando no el presente, la futura clase trabajadora que será oprimida para
sostener el sistema de producción. La práctica capital es considerar la infancia
como fuerza de trabajo en vías de desarrollo, y bajo esa óptica, se encuentra
el otro extremo: la vejez. Quienes ya brindaron su fuerza de trabajo y que
ahora, al no estar insertos en la cadena de productividad, viven el horror de
la “medicina de guerra”.  Sobrevive el
que va a continuar con las labores de vida, asistimos con desconcierto a la
crisis sanitaria.

Consideramos criminal la política
que reduce la dignidad humana para valorar un ser humano según su fuerza de
trabajo. Mostramos con un botón que basta para ver al capitalismo en su grotesca
expresión, por si quedara alguna duda, una nota de prensa de un diario español
reza: Multimillonarios de EEUU reclaman
la vuelta al trabajo aunque eso suponga que muera gente
– [http://www.eldiario.es//internacional/coronavirus-EEUU_0_1009649972.html]:

“Podemos traer gradualmente de vuelta a esas personas
y ver qué sucede. Algunos enfermarán, algunos incluso puede que mueran, no lo
sé-“

 dice uno de ellos. Y continúa, “los multimillonarios norteamericanos con
mucho dinero metido en fondos de inversión lo tienen claro: hay que volver al
trabajo cuanto antes y, si eso supone la pérdida de vidas humanas por el
aumento de contagios, ese es un riesgo que hay que asumir”.

La postura que esta
nota nos muestra, contrasta con los principios internacionalistas de países
como Cuba, que nuevamente brinda una lección moral, ética, social y humana al
mundo entero al enviar sus brigadas de médicos y enfermeras a diferentes países
como a Italia. Precisamente a la ciudad de Lombardía llegaron 52 especialistas
cubanos, tal como antes lo hicieron al apoyar la lucha contra el ébola en
África, el cólera en Haití y en el terremoto que afectó a miles de personas en
Pakistán y también lo hacen en China, en países como Venezuela, Granada,
Nicaragua, Surinam y Jamaica, solo por mencionar algunos.

Si aquellos que son
nuestros representantes, son los mismos que sirven al capital, que profundizan
la brecha de la desigualdad, que usan a los grupos vulnerables para producir
ganancias a su complacencia sin la mínima de ética, están en el lugar
equivocado. Se les reprocha explícitamente su falsa soberanía y se niega su
falso paternalismo protector. La crisis sanitaria actual hace visible la
división de clases y las políticas de exterminio de los grupos políticos en el
mundo. Los parques y las escuelas lucen como territorios fantasmas, no se mira
la ternura de la infancia en ningún lado.

 La vulnerabilidad de la vida, en todas las
etapas de desarrollo del ser humano, nos pone ante la urgente necesidad de
volver a considerar los paradigmas bajo los cuales nos organizamos como
sociedad.

CORIAT, Benjamin.
El taller y el cronómetro. Ensayo sobre el taylorismo, el fordismo y la producción
en masa. 14a ed. México: Siglo XXI, 2005. ISBN 968-23-1571-9.

Ubieto, J. R.
(2019). Los malestares actuales de las infancias. Revista Catalana de
Pedagogia, 63-87.




Editorial Marzo…

Mes de “Lucha”…

8 de marzo… Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La historia se ha hecho con
fuerza y desde abajo, por eso es importante reivindicar desde la memoria; el 8
de marzo de 1857, miles de mujeres trabajadoras textiles salieron a las calles
de la ciudad de Nueva York con el lema “Pan y Rosas” protestando por la
miseria en la que sobrevivían y para exigir mejores condiciones laborales,
reivindicar el recorte de horario de trabajo y demandar el fin del trabajo
infantil.

 Medio siglo después, el 25 de marzo de 1911,
hubo un incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist, fallecieron 146
personas, 123 mujeres y 23 hombres, la mayoría jóvenes inmigrantes de entre 14
y 23 años. No pudieron salir del centro de trabajo, porque estaban
cerradas  todas las puertas de salida,
los patrones temían “el robo” de la mercancía por parte de los empleados.

En 1910 se realiza la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, Dinamarca, asistieron más de 100 mujeres de 17 países y se proclama el Día Internacional de la Mujer Trabajadora para reivindicar la memoria de lucha de las mujeres por su emancipación.

No
hay duda de que la fecha 8 de marzo, viene del dolor y la rabia de mujeres que
perdieron la vida, y es un deber recordarlas por su valentía para salir y
protestar. Las mujeres, han hecho valer su voz y han protestado para
transformar la historia.

Recordemos también la lucha por el derecho a votar, el derecho a ocupar cargos públicos, a trabajar, derecho a la formación profesional y a la no discriminación laboral, pues la mujer, por el sólo hecho de ser mujer, no aparecía, no existía en las acciones de la vida pública.  Para ser parte de la historia, las mujeres han luchado.

En 1908, mujeres trabajadoras inglesas  adoptaron como color el morado como signo de reivindicación, el color de la resistencia a los embates de las estructuras de explotación patriarcal y colonialista.

Entonces, no hay duda que
las mujeres tienen un pasado de lucha emancipador, un pasado de lucha de clase
y contra una estructura de élite, una lucha contra el poder económico y
político que ataca las condiciones de vida de la clase trabajadora, por siglos
las mujeres han sido las explotadas por los explotados, es decir, el eslabón
más vulnerado en la cadena de explotación capitalista.

 La lucha por la igualdad de derechos entre
hombres y mujeres, por una jornada laboral reducida a 10 horas y digna, por
salarios mayores y en igualdad al de los obreros, por el rechazo a la
explotación infantil y por la unión de trabajadoras para la conformación de
sindicatos, fueron algunas exigencias llevadas por las mujeres obreras, incluso
a costa de su propia vida. Justamente la lucha de la mujer se da, en el auge
del crecimiento industrial, de la expansión de capitales y de la consolidación
de la clase burguesa. Por eso consideramos fundamental no perder el continuo de
la memoria histórica, para no olvidar que tras cada paso que se avanza de
manera colectiva en la lucha feminista, tiene tras de sí el digno sacrificio de
las compañeras de la clase trabajadora.

Sus convicciones y organización ejemplar nos han legado la conciencia de lucha. Las mujeres somos reconocidas como sujetas de derechos, ejercimos (a costa de todo un aparato de poder) el poder votar y ser votadas, usar pantalón, trabajar, estudiar, heredar, leer los libros que sean, amamantar en público, casarte con quien quieras o no, ser deportistas, etc, y todo gracias a las luchas feministas.

No se puede decir que nada
ha cambiado, aún falta mucho camino y dignidad, pero los ejemplos de mujeres indómitas
han marcado los caminos hacia la transformación:

¡Vivan las Mujeres Rebeldes!

Madres de Desaparecidxs, Madres de Plaza de Mayo, Madres de los 43 Normalistas de Ayotzinapa, Las Patronas, Las Sufragistas, Mujeres por el Derecho a Decidir, Viudas de Pasta de Conchos, Las Panteras Negras,  Viudas de Sartaguda, Feministas Comunitarias, Comité Eureka, Mujeres Palestinas, Mujeres Kurdas, y demás ejemplos que falta mencionar y que seguirán gestándose.

La situación actual de las
mujeres continúa teniendo condiciones de explotación, precarización, división
sexual del trabajo, y  también vive en
medio de un ambiente de violencia machista desde los hogares, hasta cualquier
lugar del espacio público.

La división sexual del
trabajo,  ha relegado a las mujeres a las
tareas domésticas y a las labores del cuidado y la crianza bajo una concepción
de “naturalidad” en México. (Es común escuchar la frase “las mujeres a la
cocina”).

Los datos del INEGI en 2018, detallan que del total
de tiempo destinado al trabajo en el hogar no remunerado, fue realizado
mayoritariamente por mujeres, con un 77%, frente a un 23% representado por los
hombres.

Y la presencia creciente de las mujeres en la
espacio laboral remunerado fuera de su hogar, representa una Tasa de Trabajo
Asalariado en México, de un 43.7% frente a 56.6% que representan los hombres.
Es decir, se sitúa en una posición marginada a las mujeres padeciendo una doble
exclusión y explotación, dentro y fuera de los hogares.

La mujer, al realizar trabajo de cuidado y del
hogar, regala su fuerza de trabajo no a su pareja/marido/padre/familia, sino al
patrón(a). Porque el trabajador remunerado reproduce fuerza de trabajo mediante
la creación de mercancías, que serán intercambiadas en el campo económico,
mientras que quien está a cargo de los trabajos del hogar y de los cuidados sin
remuneración, con su trabajo repone diariamente gran parte de la fuerza de
trabajo de toda la clase trabajadora.

El tiempo dedicado al trabajo de los cuidados y el
hogar por parte de las mujeres, tiene impacto en su materialización económica,
ya que genera plusvalor, acumulación de capital, es decir ganancias monetarias
para el burgués, representando el 23.4% del PIB del México.

Del mismo modo la situación
de marginalidad de las trabajadoras del hogar en México que son remuneradas,
pero que carecen de derechos que dignifican a cualquier persona: pensión,
retiro, horario laboral digno, capacidad de convivir con sus familiares,
educarse, tener derecho al ocio, indemnización, vacaciones, aguinaldo,
seguridad social, etc. Las trabajadoras de los hogares (propios y ajenos) han
resistido las condiciones más injustas del poder neoliberal, la explotación, y
escuchar la frase: “es como de la familia” por parte de los empleadores, no
representa más que una ritual sin ningún sustento material, legal y ético.

Es por ello, que a causa de
la resistencia y valor de las trabajadoras de los hogares, se conformó en 2016 el
Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO) https://sinactraho.org.mx/conocenos/. Buscando la defensa de
sus derechos humanos laborales, la no violencia, no discriminación por sexo,
género, raza, color de piel y de religión, la equidad, el valor social y
económico del trabajo del hogar remunerado, y seguridad social para el
mejoramiento de la calidad de vida de trabajadores y trabajadoras del hogar en
México. De esa manera visibilizar y alcanzar derechos que pertenecen a las
trabajadoras del hogar.

El salario ha organizado a
la sociedad capitalista, permitiendo crear condiciones jerarquías de género y
clase, porque al no ser reconocido económicamente el trabajo de las mujeres, el
capitalismo le dota de poder a los hombres, generando un control respecto a las
mujeres (Federici, 2018).

La explotación bajo el
sistema capitalista ha orillado a las mujeres a la esclavitud de la doble
jornada, derivado del costo elevado de la vida en el neoliberalismo. Obliga a
las mujeres a en un trabajo remunerado (salario para subsistir), mientras y al
llegar a casa, invierten su esfuerzo en las tareas de orden, limpieza, crianza
y cuidado.  Esta es una división
patriarcal, según la cual el patriarca tiene la capacidad y el deber de
desenvolverse en el ámbito público, mientras las mujeres continúan en las
tareas invisibles e inagotables de la vida en el hogar, en el cual además son
violentadas desde la infancia, la mayoría de las ocasiones por sus propios
familiares o personas cercanas, asunto que continua  hasta la vida adulta, porque son las parejas
amorosas quienes más violentan a las compañeras, como si por el hecho de ser
mujer sea sinónimo de ser propiedad anexa al servicio del hombre, del patrón.

Además de vivir en un lugar inseguro, se han construido “valores
femeninos”, que sostiene la idea de la familia, la maternidad y la dinámica de
acción al servicio de los demás, generalmente aprendidos en los procesos de
socialización sexista y clasista, teniendo consecuencias sociales, políticas y
económicas.

Las mujeres en el siglo XXI, así como las que antecedieron la lucha feminista siglos atrás desde los centros de explotación, desde la marginalidad de los hogares, seguimos demandando condiciones dignas de vida y la libertad de todos los pueblos, es necesario una transformación radical de las estructuras de género y  clase.

El 8 de marzo, es el día de la mujer trabajadora.

El 8 de marzo, es el día de
la mujer trabajadora. Así como antaño las mujeres escogieron el morado como
color reivindicativo, en la actualidad el verde, reivindica el legítimo derecho
que tienen las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Sobre territorio y su tiempo.
 Es importante no permitir que ninguna
estructura de poder, robe a las mujeres trabajadoras su bandera de lucha, es
indignante que quienes nunca han apoyado a la libertad de la mujer de decidir,
ahora se manifieste a favor de la lucha feminista.

Nos queda claro que ni la iglesia, ni la derecha, ni los partidos políticos, ni las instituciones, ni los empresarios, ni  los patrones, ni los gobiernos neoliberales, nunca, ningún fascista ¡JAMÁS! podrán ser aliados ni mucho menos voceros de un grito que tiene eco desde hace años por el feminismo, porque no hay lucha más antisistémica que el feminismo.

Cada 8 de marzo recae en la
consciencia de las mujeres un llamado a la dignidad de la vida, a la libertad
plena para ejercer nuestros derechos y a un combate incesante contra el
capital.

Frente
a todos los agravios las mujeres desarrollamos todas las luchas, y todos
nuestros esfuerzos, siempre por la unidad, por una lucha combativa que forme
consciencia de clase.

¡MUJERES DEL MUNDO UNIDAS!

EFEMERIDES

En Marzo,
recordamos a la compañera Anita, quien consagró su vida a las causas de la
liberación de los pueblos, a la compañera Lucha, en sus innumerables facetas,
Lucha haciendo cuentas, Lucha cuidando animales, Lucha visitando obreros, Lucha
platicando con la vecina, Lucha enseñando, Lucha regañando, Lucha
protestando… pues también lo hacía.

También recordamos al compañero Alfredo, formador moral de muchos compañeros a través de su ejemplo y dejándonos importantes lecciones de ética revolucionaria al escribir los comunicados emitidos desde las montañas del sureste mexicano, enseñándonos en todos y cada uno de ellos, la importancia del compañerismo, de la crítica franca y oportuna y de la autocrítica; lo importante de la disciplina, discreción, de ser buenas militantes para formarnos como tales y sembrar en nuestros corazones, hasta morir si es preciso, la digna semilla del …

“¡Vivir por la Patria!” o “¡Morir por la Libertad!”.

Referencias

INEGI, (2020).
Trabajo No Remunerado de los Hogares. Retrieved 28 February 2020, from
https://www.inegi.org.mx/temas/tnrh/

Federici,
S., Catalán Altuna, M., Fernández Guervós, C., & Martín Ponz, P.
(2018). El patriarcado del salario.




Febrero, 2020.

En México, durante
febrero, le han sucedido varias tragedias a nuestro pueblo. Una de ellas, no la
única, es la de los mineros asesinados por la empresa Grupo Industrial Minera
México. Este 19 de febrero del 2019, se cumplen 14 años de la explosión de la
mina de carbón Pasta de Conchos, en la región Nueva Rosita de Coahuila, México.

La Casa de Todas y Todos
reitera su solidaridad con las familias de los 
63  mineros que laboraban ese día
en el turno de las 22:00 a las 06:00 y que quedaron atrapados en la explosión.

Han pasado ya 14 años de
lucha no sólo contra el Grupo México, dirigido por Germán Larrea Mota Velasco,
sino contra todos quienes se han hecho cómplices de lo que podría tipificarse
como negligencia colectiva y delincuencia organizada de empresarios, gobiernos
locales, estatales y federales que han actuado a beneficio de la empresa a lo
largo de 2 sexenios, con el contubernio de los respectivos partidos políticos
de diferentes colores que lo solaparon,  además de abogados y jueces de toda calaña que
sólo han dado largas a la petición de las viudas.

El gobierno da señales de
procurar el rescate de lo que queda a 14 años, de los restos de 63 mineros; sus
familias los buscan con la esperanza de darles una digna sepultura. Sin
embargo, las condiciones de explotación en la que murieron, sigue siendo la
misma que en la actualidad los hijos o nietos de esos mineros viven día tras
día. La empresa minera Grupo México, culpable de ésta y otras tantas
negligencias criminales, sigue funcionando y obteniendo sus ganancias y
simplemente reemplazó a 63 trabajadores, quedando los responsables en total
impunidad.

Es un deber continuar las
exigencias por las mínimas condiciones laborales para los trabajadores  y lo más importante…. señalar, que existen
culpables, Germán Larrea y Grupo México, no deben quedar impunes. Él y sus
empresas –mediante contratación directa o por medio del “outsourcing”- no pueden
ni deben  quedar libres de culpa.

Por esa razón, en
diferentes partes del país se encuentra la Exhibición fotográfica: “XIV
Aniversario de la explosión de la Mina 8, de Pasta de Conchos”.

En Monterrey, N.L., la
Casa de Todas y Todos se suma a éste esfuerzo de memoria y dignidad para
presentarla en:

  • Casa Colectiva: Mariano Escobedo #732 Nte, Col. Centro,
    Monterrey, NL | 8 de febrero a las 16:00 hrs.  
  • Facultad de Ciencias Políticas y
    Relaciones Internacionales:
    Praga y
    Trieste s/n Col. Residencial Las Torres, Monterrey. Sala de
    videoconferencias de posgrado | 12 de febrero a las 10:00 hrs.

Además invitamos a
quienes puedan asistir, al acompañamiento solidario a la puerta de la entrada
de la mina, el día 19 de febrero como cada año se hace.

¡Exijamos el castigo a
los responsables de éste homicidio industrial! ¡Castigo a los perpetuadores de
la explotación laboral cometido por la Cía. Industrial Minera México!

¡Alto a las políticas de
exterminio! ¡Alto al genocidio de los trabajadores mineros!

EFEMÉRIDES

Este febrero, año
bisiesto, recordamos al compañero Romeo (Atanasio) -que cumplía años rigurosamente
cada 4 años por haber nacido en día 29-. En 1974, acompañado por el padre de la
compañera Dení Prieto Stock (María Luisa), Carlos Prieto Argüelles, (Xavier),
iniciaron la búsqueda de los 7 compañeros desaparecidos, yendo a buscarlos a la
Laguna, a la Selva, a hospitales, Semefo, a diferentes instituciones policiacas,
preguntando a las diferentes aurotidades y finalmente entregaron sus nombres y
fotografías al Comité de Presos, Perseguidos y Desaparecidos Políticos, (Comité
Eureka)  y desde ese año han sido
buscados por esa digna organización.

Romeo, quien muere un
febrero de 1993, a la muerte de su compañera de vida (la compañera Rosita),
expresa la decisión de que su casa sea utilizada por nuestra organización para
las actividades políticas que se hagan necesarias, como un espacio de libre
expresión y organización, hoy Casa de Todas y Todos (antes Casa del Dr.
Margil),  una más de sus inumerables
colaboraciones para el crecimiento de nuestra organización revolucionaria.

Febrero, es también un
mes en el que se presentaron diversos acontecimientos, que al sucederse, forjan
y dan templanza a nuestra organización: 46
años hace ya, que en un febrero de 1974, nuestra organización sufre la pérdida
de sus primeros compañeros. Hace 45
años, en un febrero de 1975, mueren en cumplimiento de su deber los compañeros Aurora
y Gonzalo, en Cárdenas, Tabasco. Hace 43
años, febrero de 1977, muere el compañero Alfredo, en las montañas del Sureste
Mexicano por falta de atención médica.

Otro episodio, hace 25 años, en un febrero de 1995: nuestra
organización vivió difíciles periodos de persecución tanto en Chiapas como en diferentes
partes de México, pues un traidor, Salvador Morales Garibay, alias “Daniel”,
roba dinero destinado a la atención médica de los compañeros y  vende  al gobierno la información de las casas que
las FLN tenían en todo el país, nombres y apellidos de muchos compañeros
militantes, responsables, colaboradores, etc., también nombres de poblaciones,
lugares, buzones, campamentos, etc.

Pero ante cada una de esas
situaciones, no se detuvo el andar del sujeto colectivo Fuerzas de Liberación
Nacional, al contrario, aumenta la convicción para levantarse en cada momento y
continuar con el trabajo.

Viene a tono, lo señalado
por Nikolai Alexéiev Ostrovski  en su
libro “Así se templó el acero”:

 “Lo más preciado que posee una persona
es la vida. Se la otorga una sola vez, y hay que vivirla de forma que no se
sienta un dolor torturante por los años pasados en vano, para que no queme la
vergüenza por el ayer vil y mezquino, y para que al morir se pueda exclamar ¡toda la vida y todas las fuerzas han sido
entregadas a lo más hermoso del mundo, a la lucha por la liberación de la
humanidad!
Y hay que apresurarse a vivir. Pues una enfermedad estúpida o
cualquier casualidad trágica puede cortar el hilo de la existencia”.

Eso nos enseñan la vida y la muerte de nuestras compañeras y compañeros en el transcurso de 50 años, así como la seguridad de que sus pasos, indudablemente, marcan un camino en donde todavía, sin lugar a duda,  falta seguir sumando esfuerzos encaminados a Vivir por la Patria o Morir por la Libertad.

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos




Enero, siempre revolucionario.

(La fotografía fue tomada el 29 de noviembre del 2019 en la Explanada de los Héroes de la ciudad de Monterrey, N.L. por el fotógrafo Leonel Rocha.)

La denuncia a una sola voz que se hizo presente inicialmente en Chile, por parte de las mujeres del grupo de “Las Tesis”, representa la actualidad de una lucha histórica e  insumisa que se está desarrollando desde diversos frentes que atraviesan diagonalmente a la sociedad: artísticos, políticos, culturales, autónomos, indígenas, estudiantiles, académicos etc.

Las mujeres, mediante una
práctica política constante, han sido capaces de reconocer no solo a la cara
visible del capitalismo, la violencia sistemática, sino que además cantan la
composición del mismo: el capital, los jueces, los aparatos represivos, el
Estado, los presidentes. Todos estos son causantes de los feminicidios, las
violaciones y la impunidad que padecen las mujeres de nuestro país y el resto
del mundo, donde las relaciones perversas del sistema político y económico, en
conjunto con sus representantes antes mencionados, crean las condiciones
necesarias para que este camino de criminalidad hacia la mujer continúe a
perpetuidad; por lo tanto, deben ser denunciados, condenados y erradicados.

No es casualidad, ni tampoco resultado exclusivo de los medios digitales, que la denuncia presentada como performance con “Un violador en tu camino”, haya hecho eco y traspasando continentes. Es una acción dirigida hacia una sociedad jerarquizada, violenta, ampliamente desigual e injusta, que ha puesto a las mujeres como blancos históricos del capitalismo y es además una denuncia clara frente al machismo. Porque así como el Estado capitalista ejecuta el poder político desde un sistema eminentemente patriarcal, así también, tiene su necesaria continuidad en las prácticas del hombre en la sociedad, porque el hombre machista tiene tanto interés en establecer su dominio social [en paralelo con el Estado] sobre la mujer, que convierte cualquier contacto con ella en una muestra de dominación.

La voz que las mujeres
hicieron sonar en varios países del mundo, se desarrolla colocándolas como
sujetas de su historia y haciendo una revisión radical de los instrumentos del
Estado capitalista al que se han enfrentado por generaciones. Incluso, en esta
revisión radical, se cuestiona y rechaza la propiedad privada, porque desde
ésta se naturaliza y justifica la práctica social que coloca a la mujer como
mera propiedad del hombre, lo que ha significado su exclusión de un sinfín de
dinámicas y escenarios políticos, intelectuales, sociales y económicos.

En definitiva, las
resistencias de las mujeres para el siglo XXI, visualizan la reestructuración
de la reproducción social, económica  e
ideológica, como parte crucial para la transformación de las relaciones
sociales: la única forma efectiva de emancipación de la mujer atraviesa el fin
del Capitalismo en tanto régimen imperante. En este sentido, es indispensable
la radicalización de la lucha contra el Estado capitalista, por la miseria que
éste representa para las mujeres y hombres del mundo.

La libertad, para las
mujeres y hombres conscientes de esto, sólo es posible llevando adelante una
lucha dura, que demanda sacrificios y mucho esfuerzo. Un ejemplo de la
radicalización que mujeres en la historia de nuestro país es palpable en la
vida de 2 mujeres que lucharon contra la invasión norteamericana a la ciudad de
Monterrey en 1846: María Josefa Zozaya y María de Jesús Dosamantes.

En este contexto, presentamos a continuación una semblanza de ellas.

María Josefa Zozaya

Mujeres que participaron contra la invasión norteamericana a Monterrey
en 1846

La presencia de las mujeres
en resistencia a lo largo de la historia es prueba del desarrollo político que
han enfrentado, y que forjaron el camino para las mujeres que ahora cuestionan
el establecimiento del Estado capitalista e imperialista. Las valientes mujeres
que combatieron la invasión norteamericana a Monterrey en 1846, María Josefa
Zozaya y María de Jesús Dosamantes se puede conocer por el artículo publicado
en la revista Relatos e Historias en México, publicada en el año 2010 en su número 111:

María Josefa Zozaya

Originaria de Villa Real de
Borbón (que a partir de 1827 cambió de nombre a Villagrán), un pueblo ubicado
en los límites de Nuevo León a escasos 50 km de Linares, Josefa nació el 12 de
octubre de 1822 en una familia acomodada.

En el verano de 1846 ya soplaban los vientos de guerra que venían de la frontera hacia Monterrey. Las dificultades con Texas y la posterior admisión de ese territorio a la unión americana conducirían finalmente a la guerra de Estados Unidos y México. Los primeros campos de batalla se desarrollaron en la margen del Río Bravo.

Tras las derrotas de Palo
Alto y Resaca de Guerrero, y la evacuación de Matamoros, el ejército mexicano
conducido por Mariano Arista se retiró primero a Linares, Nuevo León, y luego
regresó a Monterrey.

Ante el inminente avance de
los norteamericanos sobre la capital nuevoleonesa, desde principios de junio de
1846 los regiomontanos comenzaron los trabajos de fortificación de la ciudad
que continuaron sin interrupción durante tres meses.

Se edificaron fortines en la
periferia, se levantaron murallas de contención, se cavaron trincheras en las
bocacalles, se construyeron parapetos sobre los techos de las casas y se
abrieron aspilleras o aberturas en las paredes para asomar los mosquetes de los
francotiradores. Todo esto causó expectativa y temor entre los habitantes de la
ciudad por los acontecimientos que estaban por venir.

El miedo de la población de
quedar atrapada en una batalla sangrienta provocó que algunas familias
abandonaran la ciudad. Muchos buscaron refugios en sus fincas, en los
alrededores o con familiares en otros poblados. Pero a pesar de tener la
oportunidad de marcharse a Villagrán, Josefa Zozaya tomó la decisión de correr
la suerte de los habitantes de Monterrey que decidieron enfrentar al enemigo y
con sus hijas permaneció en su casa para enfrentar la situación, cualquier que
esta fuera.

Su casa formó parte del
último recinto defensivo del plan de combate del General Pedro de Ampudia,
comandante del ejército mexicano, y fue ocupada con tropas, ya que desde ahí se
podía dominar el paso de varias calles…posesionado de algunas calles contiguas
a la plaza principal, varias compañías de rifleros de Mississippi, armados con
sus rifles Whitney de cañón rayado, abren fuego desde la parte alta de los
edificios. Los soldados mexicanos, apostados en las azoteas aledañas, también
desde la casa de Josefa Zozaya responden al tiroteo y el combate se generaliza
por entre los techos.

Las batallas silban, caen como granizo y rebotan en los muros de sillar de los parapetos. Las municiones se consumen y es necesario pertrechar a las tropas. Es en ese punto que aparece mencionada Josefa Zozaya por Guillermo Prieto, como si tuviera una cita con el destino, y que, con valor y determinación enfrenta su momento sin imaginar que con este acto pasará a la historia. Ante el riesgo de perder la vida. Josefa sube a la azotea y desdeñando la mortal precisión de los “Rifles Mississippi”, lleva pólvora y balas a quien las necesite, lo que entusiasma a los combatientes.

María de Jesús Dosamantes

Cuando el ejército norteamericano estaba ya casi a la vista de Monterrey, la señorita María de Jesús Dosamantes se presentó ante el general Pedro de Ampudia, comandante de la plaza, con un uniforme de capitana y montada a caballo, dispuesta a pelear contra los invasores. Ampudia comunicó oficialmente al ministerio de guerra: “le encargué que recorriese toda la línea para que la vieran todos los cuerpos que componen este ejército”.

A pesar de que su
participación es la más documentada de entre las mujeres que participaron
activamente en este episodio, su origen posterior de destino se desconoce. El
historiador Israel Cavazos sugirió, en su diccionario biográfico, que muy
probablemente ella hubiera llegado a Monterrey con las tropas de refuerzo antes
de la batalla y seguramente partió con ellas después de la capitulación de la
ciudad. Si esto es cierto, también es probable que hubiera asistido en la
siguiente gran batalla, la de La Angostura, en febrero de 1847, en territorio
de Coahuila, en la cual se enfrentaron los ejércitos de los generales Antonio
López de Santa Anna y Zachari Taylor.

Muchas otras han quedado en
el anonimato, pero que sin duda alguna construyeron la consciencia colectiva
con grandes determinaciones frente a la opresión de cualquier Estado, gobierno,
institución injusta en el mundo. Para todas ellas, nuestro reconocimiento y
para las que han seguido su ejemplo insumiso e insurgente frente a las
hostilidades del capitalismo, abrazamos sus luchas!!!

Este enero del año 2020 recordamos con tristeza a nuestras compañeras y compañeros caídos, heridos, torturados y presos por décadas de antes y después de 1994. El 1 de enero perdimos también a valientes compañeros insurgentes en las montañas, y recordamos con especial cariño y respeto a nuestro querido Co. Subcomandante Insurgente Pedro. Él fue militante desde 1979 y consciente de su actuar hasta el día de su muerte. Pero nuestra lucha no se detuvo y en los hechos, la Declaración de Guerra hecha al poder ejecutivo, al ejército del estado mexicano, y por ende al imperialismo que los apoya, fue aprobada un año antes, en otro enero, 1993, por los compañeros pertenecientes a las FLN. Así se dio inicio, tras 25 años de trabajo clandestino, el levantamiento armado del 1 de enero de 1994.

¡Vivir por
la patria! o ¡Morir por la libertad!

Grupo
Editorial de la Casa de Todas y Todos




Diciembre: Nuestra lucha es antiimperialista

“Toda nuestra acción es un grito de guerra contra
el imperialismo y un clamor por la unidad de los
pueblos contra el gran enemigo del género humano:
los Estados Unidos de Norteamérica.

En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte,
bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra,
haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se
tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.”

Ernesto Che Guevara
Mensaje a la Tricontinental
Mayo de 1967

La idea que presentaba al capitalismo como el único modelo económico y político, capaz y funcional para la producción social y política del mundo, es errónea. Sin embargo, presenta su más agresiva y avanzada etapa de: miseria generalizada, explotación del trabajo barato, injusta distribución de la riqueza, acumulación de capitales en una minoría; esto es, una crisis sistémica frente a la cual el régimen capitalista utiliza la opresión violenta como respuesta al descontento abismal que nace de las desigualdades crónicas, en sociedades que no están dispuestas a seguir siendo sometidas y responden como pueblos en resistencia y rebelión.

Dentro de las estructuras capitalistas, se encuentran
las instituciones que le dieron el sostén a un modelo neoliberal (Estado,
mercado, medios de comunicación, organismos “públicos” legitimadores) que
permitió condicionar al Estado “reducido” a un modelo de democracia
globalizadora y cómplice de las prácticas imperialistas más perversas.

México, como parte de América Latina, no olvida la presencia históricamente vigilante, y agresiva del imperialismo en nuestra patria.. El imperialismo norteamericano, en específico, por siempre ha visto a nuestro país con ojos de codicia. En 1846 Estados Unidos de Norteamérica invadió nuestro país tras varios episodios de provocación (intentos de desestabilización en territorio nacional, apoyo militar y económico al separatismo texano);   luego de que ante estos actos de provocación se respondiera en defensa de la soberanía nacional, y dijeran que se había cometido una atrocidad en contra de ellos o sus intereses, el presidente Polk consideró que se trataba de la excusa ideal para enviar tropas prestas a invadir nuestro país. Nosotros no olvidamos que México perdió la mitad de su territorio.

68 años después, 1914, el imperialismo norteamericano hace de nuevo su presencia en nuestra historia.  Aquí una cita del libro “Ejército Libertador 1915”, Capítulo 1. página 23. editorial ERA. 2013 , del compañero maestro Francisco Pineda que narra el reporte en 1914, de un agente especial del Estado Norteamericano, que envía al gobierno de Washington informando de una reunión de Zapata y Villa en Xochimilco.

 “La plaza del buen
Xochimilco estaba llena. Las tropas zapatistas, dispuestas en “L”. Antes de las
dos de la tarde, Pancho Villa abrazó a Otilio Montaño y luego a Emiliano
Zapata, Amador Salazar, Antonio Barona, Jacinto Cotero, Antonio Díaz Soto y
Gama, y tantos más. En el brindis —por el encuentro de la revolución del sur y
la revolución del norte— Zapata ofreció un mezcal. Según la prensa, Villa se
atragantó y Zapata, sonriendo, le preguntó si estaba malo, el mezcal. El jefe
del norte le dijo que nunca antes había bebido, pero que era un honor tomar la
copa con él.[1]

Un agente especial del Departamento de Estado observó
detalladamente el encuentro. Poco después, Leon Canova reportó a Washington: el
general Villa es alto y robusto, con una tez casi tan clara como la de un
alemán y aproximadamente 81 kilogramos de peso; usaba casco inglés, pesado
suéter café, pantalón kaki, polainas y botas de montar. Zapata estaba a la
izquierda, con su inmenso sombrero protegiendo los ojos de modo que no podían
ser vistos; tez morena y cara delgada, unos 59 kg y de menor estatura; iba de
camisa color lavanda fuerte y chaqueta negra, bufanda de seda azul al cuello;
pantalones mexicanos negros, muy ajustados, con botones de plata a los lados;
usaba alternadamente un pañuelo blanco de orilla verde y otro con todos los
colores de las flores…

Sentados en semicírculo como estábamos, sigue informando
el agente; mirando los semblantes de cada uno, en Villa pude apreciar el tipo
de guerrero más elevado, un hombre de gran energía y de inmensa confianza en sí
mismo. Zapata parecía estar estudiando a Villa todo el tiempo… Zapata es un
idealista. Se podría decir que es un soñador, como el infortunado José Martí de
Cuba…[2]

La referencia a José Martí no era casual. El agente Leon
Canova fue reportero de la agencia AP e informante de Washington, en la guerra
de independencia de Cuba. Años después, en mayo de 1914, Canova escribió: “si
los revolucionarios mexicanos quieren evitar el caos que experimentó Cuba en su
independencia, deben buscar la guía de Estados Unidos… La única salvación para
este país [México] es una supervisión de sus asuntos por parte de Estados
Unidos”.[3]

En seguida, Canova propuso al Departamento de Estado un
plan de ‘supervisión’ sobre México[4] basado en
la Enmienda Platt que el imperio norteamericano, por medio de la invasión,
impuso en 1901 como apéndice de la Constitución cubana. La Enmienda Platt
estableció que Estados Unidos podía intervenir militarmente en Cuba, cuando
quisiera; que Estados Unidos se apropiaba de territorio cubano; que el gobierno
de la isla caribeña no podía celebrar tratados ni contraer préstamos con otros
países, entre otras medidas imperialistas.

Así planteó, Canova, que debía proceder el gobierno de
Washington también en México. Y eso iba a tono con el “Plan de Guerra General
contra México”, actualizado por la oficina de inteligencia militar de Estados
Unidos, desde el inicio de la revolución. “Los planes de guerra están basados
inicialmente en la suposición de que la guerra será conducida por los Estados
Unidos, prácticamente, en contra de un pueblo unido”, escribió el general W.
Wotherspoon al jefe del Estado Mayor del ejército. Según el legajo que adjuntó
al mensaje confidencial, los objetivos territoriales de Estados Unidos eran
cuatro.

1. Zonas estratégicas por su ubicación geopolítica: Baja
California y el Istmo de Tehuantepec.

2. Regiones mineras y metalúrgicas, principalmente: Sonora,
Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Aguascalientes y Guanajuato;

3. La zona petrolera de aquel tiempo: Tamaulipas y el
norte de Veracruz.

4. Las rutas de la invasión: líneas operativas desde
Acapulco y el puerto de Veracruz hacia la capital de la república; de Nogales a
Guaymas; Ciudad Juárez a Chihuahua; Piedras Negras a Monclova; Nuevo Laredo a
Monterrey; Monterrey a Torreón; Tampico a San Luis Potosí y Coatzacoalcos a
Salina Cruz; así como el control de los demás puertos del Pacífico y del Golfo,
para imponer un bloqueo naval completo contra México.[5]
(Mapa 1)

En junio de 1914, el Departamento de Estado designó a
Leon Canova como agente especial para informar acerca del curso de la
revolución. Por eso estuvo en la Convención de Aguascalientes y en Xochimilco.
Luego, durante el carrancismo, Canova fue ascendido. Fue el encargado de
asuntos mexicanos, en el Departamento de Estado. Desde ese puesto, promovió la
guerra económica contra los zapatistas; en especial, impulsó el control y uso de
los alimentos con fines militares. En esa época, Carranza estableció tres
medidas económicas para la guerra de exterminio contra los pueblos del sur: la
destrucción de las siembras, el control de los alimentos y la circulación
forzosa de una nueva moneda, que impuso a un tipo de cambio de 1 peso por 10
centavos, con grave pérdida en la capacidad de compra de la gente.”

En México,
no debemos dejar de observar las condiciones geopolíticas e históricas frente
al imperialismo estadounidense que una vez mas deja ver su mirada codiciosa y
su lúgubre presencia solícita a “ayudar” pues –argumentan- no somos capaces de
resolver los problemas. El imperialismo que se impone mediante medidas
económicas agresivas, y también mediante operaciones militares opresivas. No
debemos dejar de observar su espíritu expansionista y avasallador  y cruzarnos de brazos. Pensar que basta la
política de “buenos amigos” y las “relaciones de buena vecindad” y de
“colaboración” no es suficiente.

Hay que
voltear al sur, observar a quienes igual que nosotros, en territorio
latinoamericano dejan ver su modos de “resistir”. Que igual que nosotros sufren
las consecuencias de las medidas económicas dictadas desde Washington. El
imperialismo se une para desestabilizar países, toca a sus pueblos organizarse
para de manera inteligente, descubrir sus patrañas desestabilizadoras sin confiarnos
“ni un poquito así” como decía el Che.

El imperialismo, en nombre de la libertad [de mercado], ha creado las
condiciones que América Latina ahora enfrenta; intentaron –sin mucho éxito-
despolitizar a la sociedad, por encima de una amplia dominación económica y una
opresión violenta, cotidiana y sistémica.

Las posibilidades de ser un país libre, democrático, con justicia social y respeto a los derechos humanos, siempre será una lucha necesaria para los pueblos latinoamericanos y en particular para el pueblo de México, recurriendo a la conciencia de todas y todos los mexicanos.

Efemerides

Como
todos los diciembres,  recordamos a 2
compañeros:

La
compañera Murcia, desaparecida política de la Lista de Ocosingo y el compañero
Gonzalo (Pacha),  quienes se destacaron
por su honradez,  sencillez, modestia,
disciplina  y  gran espíritu de trabajo.  Los recordamos como lo señalaba nuestro compañero
Mario en 1980  “….su ausencia es presencia; los compañeros
caídos 
-o desaparecidos- representan ahora un factor de unidad; son
el lazo que nos liga con el pasado, con la historia de la organización, son el
acicate que nos impulsa al futuro tomando su ejemplo para continuar la obra que
ellos impulsaron y que no pudieron ver avanzar por haber sacrificado su
existencia para que ella viviera”.

Del
compañero Gonzalo (Pacha) presentamos recordatorio escrito por el compañero
Alfredo en las montañas del sureste mexicano:

            GRACIANO SANCHEZ AGUILAR (Gonzalo),
su nobleza y bondad, grandes atributos de este fundador de las FLN, en quien
tenemos el ejemplo de voluntad frente a las adversidades, de decisión de
conseguir las metas frente a las dificultades aparentemente insuperables que se
presentan.  Lo recordamos cuando ante la
necesidad de localizar una casa de seguridad recorría de tramo a tramo, cuadriculándola,
una ciudad; que salía a las siete u ocho de la mañana y regresaba doce horas
después sin que la sed o el hambre hicieran mella en su ánimo, sin decaer en el
cumplimiento de su comisión un sólo instante; 
lo recordamos en la sierra, después de cargar su mochila con un  sobrepeso, recogía algo más de carga que aún
debía llevarse; lo recordamos inclinado hacia adelante para compensar el peso,
y con su instrumento al hombro, pidiendo aún más carga.  En el tiempo que estuvo como responsable de red
urbana, muchos frutos recogió la organización de su empeño, jamás Gonzalo pasó
sobre orden alguna de la Dirección, ni puso nunca en duda el cumplimiento de
las mismas.  A pesar de su profesión,
abogado, que no tenía relación alguna con la técnica, el entendimiento de la
necesidad de crecer personalmente en ese sentido, lo llevó a realizar trabajos
de soldadura que variaron desde jaulas para animales, hasta piezas para
nuestros instrumentos, demostración plena de que ningún trabajo por
intrascendente que parezca, es tal, de que no hay dificultad alguna que no
pueda ser vencida por nuestros esfuerzos cuando se tiene una ideología marxista
y el deseo consecuente de aplicarla en la práctica, de hacer avanzar con
nuestro adelanto personal, la revolución que nuestros pueblos harán triunfar.  Jamás rasgo alguno de vanidad pasó por su
pensamiento, a pesar de que por muchas razones su trabajo era excelente.  El, al igual que Martí, sentía ”
profundo desprecio por las palabras que no van acompañadas de sus hechos”.  Murió al lado de Aurora, enfrentándose a los
soldados del gobierno opresor que trataron de detenerlo, haciéndoles frente,
combatiendo por la única, verdadera, irrenunciable independencia de nuestro
pueblo.

¡Vivir por la Patria! o ¡Morir por la Libertad!

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos


[1] “Generals Villa and Zapata hold
cordial meeting”, The Mexican Herald,
México, D. F., 5 de diciembre de 1914.

[2] Leon Canova al Departamento de
Estado, 8 de diciembre de 1914, National Archive and Records Administration (NARA) 812.00/14048. Citado
por Larry D. Hill, Emissaries to a
Revolution. Woodrow Wilson’s Executive Agents in Mexico
, Louisiana State
University Press, 1973, pp. 283-284.

[3] Leon Canova al Departamento de
Estado, 24 de mayo de 1914, NARA 812.00/12342. Citado por Larry D.
Hill, op. cit., p. 201.

[4] Leon Canova al Departamento de
Estado, 10 de julio de 1914, NARA 812.00/27406. Citado por Larry D.
Hill, op. cit., p. 210.

[5] “Memorándum confidencial del
general W. W. Wotherspoon al mayor general Leonard Wood, jefe del Estado Mayor
del ejército de Estados Unidos, Washington, d. c., 16 de marzo de 1911, y otros documentos
relativos al plan”, (en total 69 páginas), Records
of the War Department, General and Special Staffs, Military Intelligence
Division Files
, National Archives and Records Administration, Record Group
165.




Noviembre internacionalista

Editorial
noviembre, 2019

Las luchas de los
pueblos continúan Dignificando la
Historia
, y la humanidad, de cualquier parte del mundo continúa
rebelándose, organizándose y gritándonos al mundo que ¡La esperanza vencerá al terror! y
nos muestra la rabia y el descontento en su búsqueda por una sociedad más
justa.  Los acontecimientos en diferentes
partes del mundo nos lo demuestran. Por eso el análisis de la realidad nunca
puede dejarse de lado.

Así nos lo
enseñaron también los compañeros Gabriel y Alfonso, nacidos en el mes de
noviembre. Gabriel asesinado por el ejército mexicano en Nepantla y Alfonso,
desaparecido político que forma parte de la Lista de Ocosingo.  Ambos sumaron su vida en los difíciles años
70’s a la lucha en nuestra organización, buscando, desde esos años, una
sociedad más justa. Ellos, junto a otros muchos compañeros que seguimos su
ejemplo, forjaron los cimientos para el nacimiento del ejército del pueblo
mexicano FLN-EZLN, en otro noviembre, el 17 de noviembre de 1983.

Dentro
de las efemérides de noviembre además de recordar a Alfonso y Gabriel, con
respeto recordamos a Xavier Mina y al millón de mexicanos que dieron su vida en
la revolución social de 1910.

La nefasta sombra
del Fondo Monetario Internacional (FMI) recorre América Latina, y junto con
ella, el olvido al miedo por un pueblo latinoamericano unido por la dignidad.
Las imposiciones económicas por parte del FMI, del Banco Mundial (BM) y del
Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desde 1973, se han materializado con
dos características centrales en América: recortes presupuestales y
privatización. La distancia cada vez mayor entre la distribución de la riqueza
de nuestros recursos, la pobreza extrema, la privatización de los servicios
para la dignidad humana, la represión encausada mediante el “shock” para la
pérdida de la consciencia, los “paquetazos” impuestos, los aumentos del boleto
del metro, los vínculos cínicos de los gobiernos con grupos criminales para el
sostén de una clase propietaria y poderosa, es el opresivo camino que por 46
años han recorrido los pueblos latinoamericanos, y del resto del mundo.

A la luz de ese
triste camino, las luchas de liberación nacional mantienen su vigencia, siempre
que sean tejidas con los ideales antiimperialistas de solidaridad entre los
pueblos, independencia y soberanía popular: hoy resuena en las calles de muchas
ciudades latinoamericanas el eco de la lucha que en 1966 encaminó el Ché; y de
la misma forma en que en esa época se concibió, el antiimperialismo debe
mantener hoy su carácter tricontinental.

El desafío a los
poderes imperiales en nuestra digna Latinoamérica va desde Ecuador,
donde la furia de los distintos sectores sociales rechazan las imposiciones del
“paquete” de impuestos; Haití, primera nación latinoamericana
independiente, dominada por la corrupción de gobiernos capitalistas que han
devastado a la nación isleña, sumergiéndola en la extrema pobreza del
continente; Honduras con los vínculos descarados con el narcotráfico y
la exigencia de renuncia del presidente; Brasil con la talante fascista
y neoliberal del gobierno de Bolsonaro, que ha adelantado reformas
privatizadoras, políticas ecocidas, y de violencia a grupos sociales de lucha…
justo en esta semana se ha hecho público su vínculo directo con el asesinato de
la diputada socialista Marielle Franco da Silva; Argentina que pese a su
alternancia política hacia la izquierda, viene cargando con las nefastas
negociaciones de la clase burguesa con los grandes capitales extranjeros y la
implementación del neoliberalismo; Chile, hasta hace unas semanas el
valuarte del neoliberalismo latinoamericano, demostrando que decenas de años de
políticas antihumanas, basadas sobre el terror policiaco militar impuestas
desde el golpe de Estado de 1973 contra Salvador Allende, no son suficientes
para doblegar a un pueblo digno: más temprano que tarde, las alamedas se van
abriendo de nuevo. La esperanza de los pueblos sometidos como Líbano,
víctimas del despojo y desplazamiento, desescolarización y guerras de intervención
violenta en su soberanía y territorio; Irak, donde los pueblos han
pagado con más de un millón de muertes la sed imperialista que ansía romper en
ese territorio toda forma de tejido social; Cataluña, que adelanta pasos
e impulsa los ánimos de las otras provincias autonómicas, como ejemplo de lucha
independentista frente a la crisis política actual, desenmascarando como una
gran farsa la democracia del Estado español, gobernado en última instancia por
un monarca que heredó del fascismo franquista el poder político que ostenta.

El desafío con
dignidad de nuestros pueblos hermanos por su liberación, responde a las medidas
insostenibles que se imponen dentro del capitalismo actual, que se traducen en
el exterminio de toda persona que no es útil para el sistema económico
imperante: el que no produce y no consume dentro de las capacidades económicas
que requiere este modelo de acumulación frenética.

Nuestro país,
México, es recuento de historias con grandes resistencias, que son ejemplo para
poder impulsar un carácter revolucionario frente a las mismas imposiciones
disfrazadas de “recomendaciones”, por parte de las organizaciones económicas
mundiales.

“En definitiva, hay que
tener en cuenta que el imperialismo es un sistema mundial, última etapa del
capitalismo, y que hay que batirlo en una gran confrontación mundial. La
finalidad estratégica de esa lucha debe ser la destrucción del imperialismo. La
participación que nos toca a nosotros, los explotados y atrasados del mundo, es
la de eliminar las bases de sustentación del imperialismo: nuestros pueblos
oprimidos, de donde extraen capitales, materias primas, técnicos y obreros
baratos y a donde exportan nuevos capitales -instrumentos de dominación-, armas
y toda clase de artículos, sumiéndonos en una dependencia absoluta..
al enfocar la destrucción del
imperialismo, hay que identificar a su cabeza, la que no es otra que los
Estados Unidos de Norteamérica” (Che en su “Mensaje a los pueblos del mundo a
través de la Tricontinental de 1967).

Para
concluir, el Che hace un llamado a aquellos oídos receptivos a participar en el
combate abierto a la injusticia;  podemos
estar orgullosos de estos 50 años de nuestros trabajos ininterrumpidos, sean
ustedes bienvenidos, pues aún sigue siendo necesario…

¡Vivir por la Patria! o ¡Morir por la Libertad!

Grupo Editorial de la Casa
de Todas y Todos




Octubre en el camino

Amor mío, es de noche.
El agua negra, el mundo
dormido, me rodean.
Vendrá luego la aurora
y yo mientras tanto te escribo
para decirte:”te amo”.
Para decirte:”te amo”, cuida,
limpia, levanta
defiende
nuestro amor, alma mía.
Yo te lo dejo como si dejara
un puñado de tierra con semillas.
De nuestro amor nacerán vidas.
En nuestro amor beberán agua.
Tal vez llegará un día
en que un hombre
y una mujer, iguales
a nosotros,
tocarán este amor, y aún tendrán fuerza
para quemar las manos que lo toquen.

¿Quienes fuimos? ¿Qué importa?

Pablo Neruda – Carta en el camino (Fragmento)

Sin duda el crimen de estado
cometido el 2 de octubre de 1968 estará por siempre en la historia de México
como un recuerdo triste, para que nunca vuelva a repetirse.

Sin embargo, los hechos son
“tosudos”, nuevas masacres, desapariciones forzadas, feminicidios, agresiones a
migrantes, son el “pan nuestro” de todos los días. No debemos descartar los
intereses de nuestro vecino imperialista por tratar de aprovechar estas situaciones
en su beneficio. Por ello hay que ser claros y unidos para enfrentarlo.

El “Che”, nuestro ejemplo
antimperialista dijo, en 1964:

“…porque es la naturaleza del
imperialismo la que bestializa a los hombres, 
la que la convierte en fieras sedientas de sangre, que están dispuestas
a degollar, asesinar,  a destruir hasta
la última imagen de un revolucionario, de un partidario de un régimen que haya
caído bajo su bota o que luche por su libertad… Y recordemos siempre, que no
se puede confiar en el imperialismo pero ni tantito así, nada.”

Por tanto en todos los octubres
debemos recordar con tristeza el 2 y el 8 de oct ubre, y con alegría el
nacimiento de nuestros compañeros: Aurora, Manuel y Pedrín.

En esta ocasión vamos a transcribir
un texto del año 1976, escrito por 
nuestro responsable en la montaña “Alfredo”,  quienes vivimos la experiencia de estar bajo
las órdenes de Aurora, sabemos que fue, es y será un digno ejemplo para las
generaciones futuras.

A ella y a ellos, queridos compañeros, en octubre les decimos…

Presentes!

¡Vivir por a Patria! o ¡Morir por la
libertad!

Grupo Editorial de la Casa de Todas
y Todos

COMUNICADO CONFIDENCIAL A TODOS LOS MILITANTES DE LAS
FUERZAS DE LIBERACION NACIONAL

         Recuerdo de la compañera Julieta Glokner Rossainz, Aurora.

         La educación que le brindó su padre, permitió que desde  su adolescencia, Aurora tuviese ya conciencia
de los problemas sociales.  Participó
durante su vida civil en numerosos grupos políticos buscando siempre solución a
los sufrimientos de su pueblo.

         Así, participó en el Frente Electoral del Pueblo, y cuando
procuraba, convencida ya de las incapacidades e impotencias de esos métodos,
que el Partido Comunista Mexicano cambiase sus lineamientos, fue expulsada de
las filas de la Juventud de ese organismo.

         Visitó la República de Cuba en los primeros años del triunfo
de la Revolución.  Buscó afanosamente,
sin lograr, pese a sus desvelos, conseguirlo, los contactos que le permitiesen
participar en la lucha que el pueblo guatemalteco sostiene contra la dictadura,
lucha que Aurora sintió también como propia y que motivaba en ella el deber
internacionalista que, firmemente arraigado, poseía. Por ello, cuando nuestras
FLN la contactaron, su militancia urbana fue ejemplar, a grado tal de que,
histórica excepción, fue la única compañera urbana que conocía y visitaba
nuestra casa de seguridad, como fue también la única en esa época que mereció,
siendo militante urbana, la entrega de un arma para su defensa, distinción que
le otorgara nuestra Dirección por sus sobresalientes méritos e íntegra
disciplina.

         En alguna vez realizó una comisión durante quince o veinte
días en la sierra chiapaneca:  su
voluntad moral y convicción revolucionaria se vieron acrecentadas y sólidamente
reforzadas al enfrentarse a las condiciones hostiles del medio, enteramente
nuevo para ella, pero que solamente arraigó más determinación a sus actos,  más esfuerzo en sus tareas, más confianza en
la victoria final de su pueblo.

         En julio de 1971, por razones de seguridad debe integrarse,
y lo hace, a las filas profesionales de las FLN.  Para ello, por las condiciones que nuestro
método revolucionario nos impone, hubo de separarse de lo más querido entre lo
querido: su pequeño hijo, Carlitos, quien tenía entonces cuatro o cinco años de
edad.  Lo hizo con la convicción profunda
de la necesidad del método, con la certeza 
absoluta de la histórica victoria de nuestros pueblos.  Alguna vez, cuando evocaba cariñosa el
recuerdo de su hijito, al observar a unos pequeños boleritos  que hambrientos le pedían algo de comer,
profundamente conmovida, sentenció: 
“mi hijo al menos, tiene qué comer; éstos son ahora también, mis
hijos”.

         Algunos meses bastaron como profesional para pulir sus
criterios.  Entonces es designada
responsable de la red urbana en el Distrito Federal. Ahí tuvo oportunidad
Aurora, entonces conocida como Paz, de mostrar sus cualidades como organizador,
la claridad de sus ideas políticas, la metodología en la corrección de las
fallas propias y de sus subordinados; por sus empeños, la red urbana aumentó
sus efectivos y algunos de sus integrantes se convirtieron en profesionales de
nuestra organización.

         Se aplicó al estudio de la medicina y sus avances teóricos
unidos a su meticulosa observación, le valieron para considerarla como el mejor
“ojo clínico” de entre nuestros compañeros no profesionales del ramo
médico.

         Como Salvador, basaba su superación personal en el trabajo y
en la autocrítica: ambos factores influyeron decisivamente en Aurora y por
consecuencia en los compañeros que personalmente la trataron.

         Sabía mandar, porque supo antes aprender a obedecer.

         Debemos reconocer su entrega total a la causa de la
revolución: su claridad en acción y su creatividad, contribuyeron a acelerar en
numerosas ocasiones la marcha de nuestra organización.

         Jamás sombra alguna de cobardía empañó su solidaridad
combativa: su vida importaba poco cuando la de sus compañeros corría riesgo.

         Un día antes de su muerte, enfrentó decidida junto a dos de
sus compañeros, el ataque de policías judiciales que en Villahermosa intentaron
detenerlos, acción de la que resultó con escoriaciones leves producidas al
romperse, por los impactos de las balas, el parabrisas del auto en que
viajaban.  Siempre presta, y lo demostró
en esa ocasión, a velar porque los conocimientos de la organización que poseía
no cayeran en poder del gobierno opresor, supo enfrentar con decisión, entrega
y convicción marxista los momentos apremiantes que vivió.

         Cuando ocurre su muerte, en el Sureste de México, los soldados
que amedrentados clamaban su rendición y la del compañero Gonzalo que la
acompañaba, sólo escucharon su voz  firme
y serena: “si pueden, vengan por nosotros”, voz rubricada por el
tableteo de su pistola automática.

         La confianza en su causa y la conciencia de su superioridad,
forjaron su decisión de que quien intentase detenerla, conseguiría sólo su
cuerpo, anegado en sangre, si no sucumbía antes, al pretenderlo.

                          “Muertes, martirio, sombra, hielo,
cubren de pronto la semilla y parece
enterrado el pueblo. Pero no me siento
sólo en la noche.
Soy pueblo, pueblo innumerable.
Tengo en mi voz la fuerza
para atravesar el silencio.
Desde la muerte renacemos”

         Las fuerzas del gobierno opresor, desconocen el talento que
con su acción apagaron.

         Hoy, primero de octubre, XXIX aniversario de su nacimiento,
evocamos su recuerdo junto a nuestra certera consigna:

VIVIR POR LA PATRIA O MORIR
POR LA LIBERTAD

Fuerzas de Liberación
Nacional

1 de octubre de 1976




Un compañero Maestro

¿Lejos?
Hay un arco tendido
que hace viajar la flecha
de tu voz

¿Alto?
Hay un ala que rema
recta, hacia el sol
De polo a polo a una
secreta información

¿Qué más?
Estar alerta
para el duro remar
y toda el alma abierta
de par en par

Nicolás Guillén

Palabras
para escuchar, ecos de las montañas que resuenan en las calles y en las aulas.

Un
compañero de esos de los que se aprende, de esos de los que se puede conocer
nuestra historia, la de los pueblos que luchan, un siempre certero, agudo y pedagógico
análisis, siempre entusiasmados oídos atentos de escuchar sus palabras, voces
de tiempos de lucha, de palabras de la tierra, del pensamiento
internacionalista, del trabajo concreto en coordenadas y hechos.

Un
investigador que no dudó nunca en dar a conocer la historia desde los pueblos,
desde sus testimonios, sus experiencias en la lucha por la liberación. Que no
dudó nunca en narrar las estrategias del poder y sobre todo de los pueblos, en
la guerra y en la paz, en los símbolos y en las realidades.

Un
investigador que supo combinar la teoría y la práctica, el ejemplo de escribir,
denunciar, compartir, hermanar, desmenuzar las mentiras del poder, erosionar y
socavar las verdades impuestas, contrariar púlpitos y comodidades de academias
desgastadas por superfluas modas, racismos, colonialismos e imperialismos.

Leerlo,
escucharlo, emularlo, compartirlo, es tarea de todas y todos, es un amplio
volumen de páginas de las historias de nuestras naciones, es lectura obligada y
recuerdo presente.

de la
lucha sigue!!!, de viva pueblos !!!, de tierra y libertad!!!

Vaya pues un abrazo a su familia, compañeros, amigos, …y en ese abrazo colectivo mirar sonriendo, trabajar platicando, como siempre hacen nuestros compañeros y compañeras, mirando un posible y real mundo de los trabajadores, de los campesinos, de los estudiantes, de los pueblos.

“El territorio es el marco inicial y más concreto, en que se observa la vinculación de la cultura y la guerra; y sobre todo, el punto de partida para entender el significado de la demanda zapatista, que no fue de parcelas de labor, sino siempre y enfáticamente: tierras, montes y aguas, en una palabra, territorio. Le llamaron también: To tlalticpac-nantzi mihtoa patria, nuestra madrecita tierra, la que se dice patria”.   

Pineda, Gómez Francisco. (1997) La irrupción zapatista. 1911. Colección Problemas de México, Editorial ERA. México.

18 de septiembre
del 2019

Con profunda tristeza recibimos el aviso del fallecimiento
de nuestro compañero Francisco Pineda, maestro, investigador de la historia
verdadera, ejemplo de estudio y trabajo riguroso; pensamiento crítico e
independiente, preocupado por la manera en que la historia oficial de la Revolución
se ha convertido en dispositivo de dominación para que el pueblo de México
recupere la memoria de lucha social de la que es y ha sido siempre sujeto
activo.

Solidario con toda lucha justa, donde quiera que esta fuere. No dudó ni un momento en colaborar comentando nuestro libro Dignificar la Historia I. Las FLN y la Guerra Fría en México (1969-1974).

Las compañeras y compañeros de la Casa de todas y todos lo
recordamos siempre con profundo respeto. Nos sumamos al duelo de su familia,
los acompañamos en su dolor y decimos con el orgullo de haberlo conocido…

Compañero
Francisco Pineda…. ¡presente!…

¡Vivir por la Patria! o ¡Morir por la Libertad!

Grupo editorial de la Casa de todas y todos




Editorial Septiembre, 2019

Septiembre… Mes de “informe y cuentas claras”??? o Mes de lucha y búsqueda de caminos que conlleven a cambios reales…???

Nos llega septiembre del 2019 por primera vez con un
gobierno que se dice “diferente” como ya otros presidentes en turno a lo largo
de la historia se han presentado.

Anuncia, con bombo y platillo…. Informe de gobierno.
Estemos atentos y como siempre críticos a lo que en ésta ocasión “informe” a la
nación. Nación con miles de ausentes y otros tantos cuerpos sin identificar.
Con estados de la República que destacan no por sus avances académicos, sino
por la cantidad de entierros clandestinos que se han encontrado. País que sigue
esperando una transformación, ni siquiera una 4ª… pues no podemos hablar de que
se haya conquistado una genuina independencia cuando viven nuestros pueblos
asolados por los poderes imperialistas.

El informe presidencial por años (desde la
Constitución de 1824) presente en la historia de nuestro México, a manera de
ritual, un protocolo que ha “evolucionado” o que más bien se ha ido adaptando a
las diferentes situaciones que vive nuestro país.  Que inició siendo casi estilo “monárquico”
donde los presidentes en turno desde Porfirio Díaz, pasando por el traidor
Carranza se “arropaban” no sólo de políticos sino también de empresarios,
jerarcas de la iglesia y dueños de los medios de comunicación.

“Informe” que fue aumentando su contenido en
cuartillas, los informes de Porfirio Díaz eran breves, el de 1910, tenía sólo 3
cuartillas. Madero lo aumentó a 21 páginas y en todos ellos se decía que el
presidente en turno contaba con el apoyo del pueblo quien elegía a sus
representantes con “entera libertad”.

Desde Plutarco Elías Calles les preocupaba a los
políticos convocar a un nuevo pacto social. Urgía poner fin al caudillismo para
pasar a lo institucional y el informe sirvió para eso, junto con otras cosas,
para ungir un país de instituciones, un país “en paz”, listo para la llegada de
los capitales extranjeros a “invertir” en nuestro país, para marcar la
diferencia del nuevo régimen en comparación con el sexenio anterior quienes
fueron los malos, los corruptos, los “malos mexicanos” pues ahora tocaba a un
nuevo gobierno quien corregiría las cosas mal hechas en el sexenio anterior.

Para “orquestar” todo lo anterior, ya en 1982, el
desarrollo de la democracia liberal en México nos trajo las “interpelaciones” y
actos de protesta, dentro y fuera de San Lázaro, prueba de que ya todo era
supuestamente distinto.

El desprestigio de la clase gobernante llevó a cierto “ocaso” en el formato de los Informes, y en el año 2005 fue la última vez que el informe se celebraría en San Lázaro, pues al año siguiente –en el contexto del fraude electoral- las condiciones adversas se veían apabullantes y el gobierno panista prefirió “refugiarse”, “protegerse” y buscar las reformas adecuadas a la Constitución para que ya no sea el presidente quien entregue el informe al congreso sino los secretarios de gobernación; y no sólo eso se establecieron desde entonces sedes “ad hoc” para evitar el “desorden” provocado por el descontrol entre la propia clase política: Auditorio Nacional, Museo de Antropología e Historia, y ahora Palacio Nacional. 

No perdamos de vista el horizonte, por este ardor que
tenemos frente. Mientras el gobierno, y el Estado en su conjunto, responda a
los intereses reales del desarrollo capitalista, los pueblos no hallarán en
esas instituciones los instrumentos de su genuina liberación; a lo más, habrán
paliativos, beneficios de mediano y corto plazo, que pueden resultar
refrescantes en muchos miles de hogares y que pueden causar escozor entre el
sector más reaccionario, rancio y vendido del empresariado y su clase política.
Pero ahí estarán, pendientes, observando el modo de retornar. Y, por otro lado,
no estará distante el sector del  empresariado que quizá ve con buenos ojos, o
es indiferente a las políticas sociales de este nuevo gobierno. Y el gobierno
podrá hablar de grandes transformaciones, de cambios de régimen, pero si su
interés es reposicionar al país en el contexto mundial del capitalismo, para
los pueblos finalmente sólo habrá mayor explotación, continuidad al despojo y
en suma, el fortalecimiento del control imperialista sobre nuestro destino
colectivo.

Y los motivos para organizarse y continuar la lucha,
seguirán ahí, presentes.

Efemérides.

En septiembre recordamos a nuestra compañera Lucha, quien
muere en éste mes; a la compañera Ma. Luisa y el compañero Mario que nacieron
en septiembre y que nos dieron grandes lecciones de humildad, compañerismo.

De nuestro compañero Mario extraemos algunos párrafos de la investigación realizada en los años 80’s, aparecida por primera vez en nuestro periódico Nepantla 13 (1981) “Nada es gratuito en la Historia” y que refleja su firmeza y convicción revolucionaria, su amor y confianza en que nuestro pueblo no se equivoca, que es sabio en su toma de decisiones:

(…)

“Para los que en México queremos hacer la revolución, cumpliendo el imperativo de nuestra generación, es imperativo también conocer la obra política de los atacantes del cuartel Madera.  Esto se vuelve más importante en el momento en que la confusión política provocada por las fuerzas de izquierda, que se han sumado sin pudor al presupuesto oficial y abandonan todos sus proyectos -si es que los tuvieron- de independencia de clase, desviando a las masas de la comprensión de su misión histórica.  Se hace necesario abordar el estudio de la obra política de Gámiz en momentos en que las concepciones de la violencia revolucionaria en nuestro país han sido rebajadas a la simple negación de la teoría científica de la revolución por quienes considerándose herederos políticos de los revolucionarios de Madera, han confundido la actividad político revolucionaria con el simple “echar bala” o con matar a un agente de crucero para obtener un revólver, etc., desconociendo -y negando de hecho- lo fundamental de las concepciones políticas sobre la liberación nacional en nuestro país que sustentaba el profesor Gámiz.

Ni locos, ni suicidas, ni mártires.  Mártires los cristianos que se inmolaban en el circo romano, suicidas los kamikazes japoneses; locos, Hitler y Mussolini.  El revolucionario no es suicida ni ama a la muerte.  El revolucionario aspira a vivir para transformar las condiciones de vida miserable de su pueblo y si para lograrlo es necesario entregar la existencia, gustoso la da para que el pueblo siga viviendo.

El pueblo mexicano en su lucha por el pan y por la tierra, por la solidaridad internacional y por el libro, por la defensa de las libertades políticas ha sido muy generoso en la entrega de mártires sacrificados en el altar del capitalismo.  Jaramillo y su familia fueron asesinados, Román Guerra Montemayor fue asesinado, cientos de obreros y campesinos han sido reprimidos por el estado mexicano.  En todas sus luchas el pueblo siempre estuvo desarmado en tanto que el enemigo de clase siempre estuvo armado y por ende a la ofensiva.

Hasta el 23 de septiembre de 1965 la ofensiva estuvo siempre al lado de los opresores; el pueblo siempre actuaba a la defensiva ofreciendo el pecho a las bayonetas.  A partir de esa fecha supo el estado mexicano que el pueblo ya no estaba más en disposición de servir de silueta de tiro al blanco de los soldados.  Nuevas experiencias guerrilleras surgieron después en todo el país:  Genaro Vázquez y la ACNR, Lucio Cabañas y el Partido de los Pobres; distintas y efímeras organizaciones que nacieron al calor de la represión desatada por el régimen contra los estudiantes en 1968 y el 10 de junio de 1971; hasta culminar con la aparición, vida y ocaso de la LC-23-IX que adoptó ese nombre en pretendido homenaje y continuación de la obra de los revolucionarios de Madera.

El revolucionario caído no necesita de apologías para recordar su memoria.  Sus obras y sus concepciones políticas lo hacen vivir.  Para comprender el quehacer revolucionario de quienes por primera vez en la historia del proletariado mexicano emprendieron el camino de la liberación nacional empleando la violencia revolucionaria armados antes que nada de la teoría científica de la revolución; tenemos obligación de estudiar su pensamiento, sus concepciones sobre la lucha de clases en nuestro país, sobre las relaciones de la situación nacional y la internacional; tenemos que estudiar la crítica despiadada que hicieron de las enmohecidas organizaciones de izquierda a las que premonitoriamente calificaron como propensas a ubicarse en lo que hoy conocemos como “reforma política”, sus planteamientos organizativos y las previsibles maniobras intervencionistas del imperialismo yanqui en nuestro país.

Los textos que ofrecemos fueron escritos por el Profesor Arturo Gámiz García, dirigente de la Guerrilla de Chihuahua, precursora del movimiento revolucionario en nuestro país.  Fueron elaborados en octubre de 1963 y febrero de 1965 durante los “Encuentros en la Sierra” y publicados en forma de “Resoluciones” y “Dictámenes” por Ediciones Línea Revolucionaria, teniendo una circulación clandestina.

El rescate del pensamiento revolucionario del profesor Gámiz no tiene como finalidad relatar la historia.  Su finalidad es aportar un material ideológico de importancia fundamental para la lucha de clases en nuestro país, que nos permita esclarecer la actividad revolucionaria de nuestro pueblo en la tarea que le corresponde a nuestra generación en este fin de siglo;  Construir la historia de la liberación definitiva de nuestro pueblo.”

(…)

Invitamos a leer el artículo completo “Nada es gratuito en la Historia” en el libro “Dignificar la historia” III. Cruce de caminos: Luchas indígenas y las Fuerzas de Liberación Nacional (1977-1983)”,  en la página 80.

¡Vivir por la Patria! o ¡Morir por la Libertad!

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos